Mark Hofmann, el terrorista de los atentados en Salt Lake City. ¿Dónde está ahora?

Utah Department of Corrections

Mark Hofmann fue el cerebro detrás de los atentados mortales que sirvieron como trama de la nueva serie documental de Netflix, “Murder Among the Mormons”. Hoy, Hofmann está cumpliendo cadena perpetua en prisión en Utah.

Hofmann, de 66 años, está encarcelado en el Centro Correccional de Utah Central, CUCF Monroe, según sus registros de prisión. Hace más de 30 años hicieron estallar tres bombas durante un período de dos días sin un motivo claro en Salt Lake City.

En ese momento, Hofmann era una figura muy conocida en La Iglesia de Jesucristo de los Santos. Mató a dos personas en los atentados y se hirió a sí mismo en el tercero. Las víctimas, Steve Christensen y Kathy Sheets, murieron el 15 de octubre de 1985 con bombas de tubo separadas. Hofmann se hirió a sí mismo con una tercera bomba.

Los asesinatos son el tema del documental de Netflix en tres partes, que se estrenó hoy miércoles 3 de marzo de 2021.

Esto es lo que necesita saber:

Hofmann fue trasladado fuera de la prisión de máxima seguridad en 2016

Hofmann está encarcelado en la Instalación Correccional de Utah Central en Gunnison, Utah, en la unidad de Monroe, según sus registros de recluso. El Departamento Correccional de Utah publica pocos detalles sobre sus reclusos, pero su perfil lo describe así: un hombre de 66 años, 5 pies y 9 pulgadas de alto y un peso de 180 libras.

Fue trasladado allí en 2016 después de que los funcionarios del Departamento de Correccionales del estado evaluaron su historial y determinaron que una instalación de máxima seguridad ya no era el mejor lugar para él. Su comportamiento en prisión no arrojó señales de alerta, dijo el portavoz de la prisión Steve Gehrke a Fox 13, pero tenían planes de vigilar a Hofmann en la instalación de seguridad inferior. Hofmann había sido mantenido en la instalación de máxima seguridad en parte debido a su notoriedad.

“Su historial institucional es bastante limpio. No tiene ningún comportamiento que indique que sería un problema. Por el momento, por supuesto. Lo examinaremos de forma continua”, dijo Gehrke en 2016.

Hofmann pasa sus días tras las rejas en “la unidad Ironwood de última generación”, una instalación remodelada con nuevas características de seguridad que se dieron a conocer en 2017. La renovación incluyó nuevas adiciones de seguridad que estaban planeadas para la nueva prisión estatal de Utah en ese momento, según el Departamento Correccional de Utah.

“La unidad Monroe, que incluye la unidad de vivienda Ironwood de 192 camas, agrega un nuevo edificio de entrada y una perrera para hasta 12 K9”, escribió el DOC. “Los oficiales correccionales interactúan directamente con las personas encarceladas. Se ha demostrado que la supervisión directa en otros entornos penitenciarios aumenta la seguridad de las instalaciones y reduce los incidentes violentos”.

“Engañar a la gente me dio una sensación de poder y superioridad”, escribió Hofmann en una carta a la Junta de Libertad Condicional

Hofmann escribió que eligió cometer un asesinato y morir a favor de tener notoriedad, informó The Salt Lake City Tribune después de obtener su carta en 2011.

“Desde que tengo memoria me ha gustado impresionar a la gente a través de mis engaños”, escribió. “Engañar a la gente me dio una sensación de poder y superioridad. Creo que esto es lo que llevó a mis actividades ilegales”.

Hofmann se declaró culpable de dos cargos de asesinato agravado en enero de 1987, evitando la pena de muerte a cambio de revelar información sobre sus técnicas de falsificación y conocimiento de la historia mormona. Las falsificaciones de Hofmann tenían la intención de avergonzar a La Iglesia de Jesucristo de los Santos con la esperanza de extorsionar a la iglesia por dinero para mantener la privacidad de los documentos falsos. Su primera víctima, Steven Christensen, fue un obispo mormón y coleccionista de documentos que amenazó con exponer las falsificaciones. Katty Sheets era la esposa de Gary Sheets, antiguo socio comercial de Hofmann. Llamó a esa bomba “una pura diversión”.

Al final, su objetivo era salvar su reputación, escribió.

“Lo más importante en mi mente era evitar ser descubierto como un fraude frente a mis amigos y familiares”, escribió Hofmann.

LEE LA NOTICIA ORIGINAL EN HEAVY.COM


Comment Here
Subscribe
Notify of
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría conocer su opinión, comentax
()
x