Josef Fritzl, el padre que secuestró 24 años a su hija: ¿Dónde está ahora?

Getty Images

Josef Fritzl es el padre austriaco que admitió haber tenido cautiva a su hija en su sótano durante 24 años mientras abusaba sexualmente de ella. El hombre está cumpliendo cadena perpetua. La película de febrero de 2021 “Lifetime The Girl in the Basement”, se basa en la historia real del caso Fritzl.

Fritzl, quien nació el 9 de abril de 1935 y ahora tiene 85 años, ha cumplido más de 10 años de cadena perpetua en la prisión de Krems-Steins, la cárcel psiquiátrica más segura de Austria, según The Mirror. El sitio de noticias escribe sobre Fritzl, que “se dice que es extremadamente impopular con otros reclusos y debe ser mantenido en confinamiento solitario con cuatro guardias vigilándolo”.

Según The Guardian, Fritzl mantuvo a su hija, Elisabeth Fritzl, encerrada en el sótano de su casa en la ciudad de Amstetten, Austria, desde poco después de cumplir 18 años en 1984 hasta que escapó del cautiverio en 2008. Según The Guardian, el hombre abusó sexualmente de su hija y tuvo siete hijos, tres de los cuales crió en el piso de arriba con su esposa y tres que vivían con Elisabeth debajo de la familia, según el periódico. Un niño murió poco después de nacer. La mantuvo oculta diciéndole a su familia que se había escapado y posiblemente se había unido a una secta religiosa, según The Independent.

Cuando uno de los hijos de Elisabeth se enfermó, Fritzl llevó a la chica de 19 años al hospital para recibir tratamiento, lo que llevó al descubrimiento de sus crímenes, informó The Guardian. Se declaró culpable en 2009 de los cargos de esclavitud, incesto, violación, coacción y encarcelamiento y fue sentenciado a cadena perpetua, dijeron las autoridades.

Esto es lo que necesita saber sobre las últimas novedades sobre dónde se encuentra ahora Josef Fritzl:

Se informó que Fritzl estaba enfermo y les dijo a sus compañeros de prisión en 2019 que “no quiere vivir más”

En 2019, se informó que Fritzl estaba enfermo, según el periódico británico Metro. Se informó que el entonces hombre de 84 años les estaba diciendo a sus compañeros reclusos que su salud estaba empeorando y que “ya no quería vivir más”. Se decía que padecía demencia. La noticia fue reportada por primera vez por un medio local, Oesterreich, que habló con un recluso en la prisión.

El recluso le dijo al periódico austriaco: “Fritzl estaba y sigue estando separado de todos los demás. Se ha retirado totalmente y apenas sale de su celda. No quiere tener contacto con los demás y, en conjunto, parece que se ha resignado a morir”. El recluso dijo sobre Fritzl: “Solo escuchar su nombre me da náuseas”. No se pudo contactar a las autoridades austriacas para que comentaran una actualización sobre la salud de Fritzl en febrero de 2021.

Según Metro, Elisabeth Fritzl no ha tenido ningún contacto con su padre desde que está en prisión. Vive en Austria con un nuevo alias y con sus seis hijos, según el periódico.

Fritzl perdió los dientes en un ataque en prisión e intentó cambiar su nombre para ser más anónimo mientras estaba entre rejas

La naturaleza de los crímenes de Fritzl y la notoriedad que ha ganado han convertido al octogenario en un objetivo de sus compañeros de prisión en la prisión austriaca, según los informes. En 2016, se informó que perdió los dientes cuando fue atacado por sus compañeros en la prisión, según Express.

Según The Mirror, Fritzl en un momento se cambió su nombre a Josef Mayrhoff, pagando 545,60 euros, en un esfuerzo por ser más anónimo mientras está entre rejas. “Aunque no se ha emitido ninguna declaración oficial sobre el prisionero, que lleva el número oficial de prisión HNR 90632, los informantes anónimos de la prisión afirman que el monstruo del incesto quiere pasar los últimos días de su vida en ‘anonimato'”, escribió The Mirror en 2018.

Según un sitio de noticias austriaco en inglés, The Local, ha habido quejas sobre las malas condiciones, el abandono y el maltrato en la prisión de Krems-Stein. En el informe de 2014, el sitio de noticias escribió: “Un preso anciano en la prisión de Krems-Stein estuvo detenido en condiciones espantosas durante varios meses. Las piernas del hombre estaban severamente inflamadas y cubiertas de callos, y necesitaban atención médica. Los oficiales de la prisión le dijeron a Falter que se notaba un ‘fuerte olor a descomposición’ en su celda”.

Sigue a AhoraMismo en Instagram

LEE LA NOTICIA ORIGINAL EN HEAVY.COM


Comment Here
Subscribe
Notify of
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría conocer su opinión, comentax
()
x