James Robertson: asesinó a su compañero de celda para ir al corredor de la muerte

Netflix

James Robertson es el recluso n°322534 en el programa de Netflix I Am a Killer. El programa, que se estrenó el 3 de agosto de 2018, tiene como objetivo explorar la experiencia de diferentes asesinos que se encuentran en el corredor de la muerte.

La historia de Robertson abarca todo el primer episodio del programa, con entrevistas a su abogado, Mark De Sisto, y algunos miembros del personal y presos que también han trabajado y vivido con él.

El episodio de Robertson es significativo por el hecho de que admite abiertamente un asesinato premeditado como un medio para salir de la soledad en la cárcel en la que estaba atrapado.

Esto es lo que necesita saber:

1. Robertson “empezó a encerrarse” cuando tenía 12 años

Robertson dice: “No iba a la escuela muchas veces. Solía ​​faltar a la escuela”. Robertson agregó que consumía una gran variedad de drogas y que comenzó a “encerrarse” a una edad temprana, por delitos menores como robar bicicletas.

“Tenía 16 años, estaba en las calles y robaba dinero para pagar la droga”, explicó Robertson.

Mike Gottfried, el hombre responsable de hacer un informe para determinar si Robertson debía ir al corredor de la muerte, dijo: “La violencia es parte de James Robertson porque la violencia fue parte de su educación.”

Gottfried continúa: “Hay un patrón de violencia con James Robertson que comienza lentamente”.

2. Robertson fue a prisión por primera vez poco después de cumplir 17 años por robo y asalto agravado

Poco después de cumplir 17 años, Robertson fue a prisión por primera vez, después de un intento de robo y asalto. “Originalmente, tenía una sentencia de diez años”, dijo Robertson, “Entonces sucedió algo: otros tipos mataron [a alguien] y me dieron quince años por eso”.
Robertson admitió que tenía una mala actitud y que “apuñalaba a tipos y esas cosas”.

Cuando finalmente Robertson llegó al corredor de la muerte, según los informes, había sumado más de 100 años de prisión acumulada.

3. En 2008, Robertson estranguló a su compañero de celda, Frank Hart, hasta la muerte para poder entrar en el corredor de la muerte

Después de una serie de agresiones agravadas en prisión, Robertson afirmó que la prisión “me lo quitó todo: mi televisor, mi propiedad. Hombre, esa mierda es una tortura”. Robertson fue puesto en régimen de aislamiento durante 23 horas al día. “Simplemente pierdes toda la motivación. No te toca el sol”, dijo. “Los guardias te humillan todo el maldito tiempo. Te tratan como un insecto o algo así”.

Robertson afirmó que “se enojó” y dijo: “Voy a seguir adelante y matar a alguien para ser condenado a muerte y salir del confinamiento solitario. “Fue todo premeditado. Esperé que los guardias hicieran sus rondas. Sabía que tenía una ventana de oportunidad de 25 minutos”.

Robertson afirmó que el asesinato le tomó alrededor de seis minutos, en total, antes de que Hart muriera. “No me siento mal por eso”, dijo, y luego se rio.

4. Robertson en realidad prefería estar en el corredor de la muerte a estar en el sistema carcelario

Ann Attwell, una enfermera del personal del centro penitenciario que alberga a Robertson, explicó que Robertson prefería el corredor de la muerte porque hay menos reglas que un prisionero debe seguir: “Quería ir al corredor de la muerte. Sus reglas y regulaciones son muy, muy simples, y él podría manejar eso”.

Attwell explicó que la diferencia entre el corredor de la muerte y el sistema carcelario es como “la diferencia entre los barrios marginales y Beverly Hills”. En el corredor de la muerte, Robertson tenía su propia televisión, su propia colcha, mejor comida, una enfermera individual que lo cuidaba y una atmósfera en general más tranquila. “Sorprendentemente, todos se llevan bien entre ellos”, explicó Atwell. “En su mente, saben que van a estar allí 25 años”.

5. Robert Lynch, ex compañero de celda de Robertson, lo llamó un “pedazo de mi****”

Lynch dijo a Netflix: “Si Robertson cree que puede hacerte algo y arreglárselas, lo hará. Si piensa que no puede salirse con la suya, no lo hará. Para mí, eso es ser un cobarde. Su problema es su violencia”.

Lynch argumentó que Robertson “nunca va a cambiar”. “Siempre será una amenaza”, argumentó Lynch.

LEE LA NOTICIA ORIGINAL EN HEAVY.COM


Comment Here
Subscribe
Notify of
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría conocer su opinión, comentax
()
x