EE.UU. pide retirar apoyo militar a Colombia ¿Por qué?

Manifestantes bloquean una calle con barricada para protestar contra un proyecto de reforma tributaria lanzado por el presidente Iván Duque, en Cali, Colombia, el 3 de mayo de 2021.

Getty Images Manifestantes bloquean una calle con barricada para protestar contra un proyecto de reforma tributaria lanzado por el presidente Iván Duque, en Cali, Colombia, el 3 de mayo de 2021.

El presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara, Gregory Meeks, se pronunció frente a los hechos de fuerza y abuso de la Policía Nacional de Colombia y del Escuadrón Móvil Antidisturbios – ESMAD, con los asistentes a las marchas en contra de la Ley de Reforma Tributaria, y demás políticas del gobierno del presidente de Colombia, Iván Duque.

Dicho proyecto presentado por el ahora exministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, en momentos inoportunos, cuando la crisis por la pandemia del Covid-19 tiene a la sociedad colombiana asfixiada, hizo que el pueblo estallara en rabia e indignación, lanzándose a las calles desde el pasado 28 de abril, para protestar contra esta medida y muchas otra más. Una convocatoria de Paro Nacional que terminó en disturbios y en casos de abuso policial, que quedaron a la vista de la luz pública, a través de videos que manifestantes subieron a las redes sociales. Tenga en cuenta que algunos videos en este artículo pueden ser muy fuertes.

Todas estas denuncias, hicieron que los ojos de la comunidad internacional volvieran su mirada hacia Colombia, y de inmediato se presentó por parte de entidades no gubernamentales el rechazo y la solicitud de investigación a estos casos de violación de los Derechos Humanos por parte de las fuerzas del estado colombiano.

Sin embargo, el llamado de atención más fuerte vino del aliado más antiguo y estratégico para el país y su administración. Estados Unidos, a través del demócrata Gregory Meeks, quien preside el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, y quien expresó su preocupación por la situación que vive Colombia en estos momentos y de “la brutal respuesta de la Policía Nacional y el ESMAD a las protestas en el país”. 

A través de su cuenta de Twitter, Meeks dijo: “Estoy extremadamente preocupado por las respuestas brutales de la Policía Nacional y el ESMAD a las protestas en Colombia. Estoy particularmente alarmado por el desarrollo en Cali y llamo al presidente Iván Duque a desescalar la violencia y hacer claro que el exceso del uso de la fuerza es inexcusable”, afirmó, de acuerdo a Canal 1.

Pero no solo la manifestación quedo ahí, sino que el funcionario se refirió a tomar medidas en contra de esta situación proponiendo a la administración la implementación de la Ley Leahy de Estados Unidos. Dicha ley, citada por Meeks, consiste en evitar que el Departamento de Estado y Departamento de Defensa de la administración de Joe Biden brinde ayudas militares a gobiernos que usen la fuerza violando derechos humanos con impunidad. 

“Es imperativo que la Ley Leahy de EE.UU. se aplique plenamente, ya que dejamos en claro que Estados Unidos no apoyará a las fuerzas de seguridad involucradas en violaciones graves de derechos humanos”, finalizó Meeks, negando ayudas al gobierno de Iván Duque.

Es de señalar que la ley Leahy, fue promovida en los años 90 por el senador demócrata Patrick Leahy, y con ella se prohíbe al Departamento de Estado de Estados Unidos financiar o apoyar con asistencia militar a fuerzas de seguridad extranjeras que hagan violaciones de los derechos humanos.

Así mismo, en unión a esta petición, un fuerte comunicado por parte de la Oficina en Washington para América Latina, WOLA, solicitó al Ejecutivo y Congreso de los Estados Unidos, suspender la venta de materiales antidisturbios a Colombia y aseguró que apoyar al ESMAD es una violación a la ley de ese país.

WOLA recomienda firmemente que se suspenda la venta de materiales antidisturbios a Colombia hasta que se demuestre una adhesión más estricta a los procedimientos adecuados para la “desescalada y el uso de la fuerza letal y no letal”.

De hecho, en el comunicado esta organización hace un recuento de las violaciones a los Derechos Humanos cometidas por la policía desde el pasado miércoles 28 de abril y reconoce como ciertas las cifras presentadas por diversas organizaciones de Derechos Humanos que han sido subvalorada por la Defensoría y la Fiscalía en Colombia.

Del mismo modo la organización señala que hay un uso desproporcionado de la fuerza que se ha utilizado contra los manifestantes por parte del Escuadrón Móvil Antidisturbios y otras unidades policiales.

Es de resaltar que WOLA es una organización de Derechos Humanos con una altísima capacidad de incidencia ante el congreso de Estados Unidos y ha venido fortaleciendo su acción política en el gobierno actual de Joe Biden.

Por su parte, el congresista estadounidense Jim McGovern, miembro muy importante en la Cámara baja de Estados Unidos, y presidente de la Comisión de Derechos Humanos, afirmó que su país no debe financiar al ESMAD de Colombia, debido a los graves casos de violación a los derechos humanos y exceso de fuerza que se han registrado en los últimos días en varias ciudades del país.

“Estoy profundamente preocupado por la brutal respuesta de la Policía Nacional de Colombia (PNC) a las protestas pacíficas durante el fin de semana. Esto es parte de un patrón perturbador de uso excesivo de la fuerza, asesinatos y violaciones de derechos humanos contra manifestantes en noviembre de 2019, septiembre de 2020 y abril-mayo de 2021”, escribió McGovern a través de su cuenta de Twitter, informó Semana.

Además, el congresista que ya se había referido en mayo de 2020 sobre retirar ayuda militar a Colombia, se reafirmó en decir que “Ante esta última revelación, pido a los Estados Unidos que suspenda la ayuda militar a Colombia y que haga una evaluación de arriba a abajo, centavo por centavo, de la ayuda militar y de inteligencia. Uno de los problemas en Colombia a lo largo de los años es que, ante un mal comportamiento, no ha habido consecuencias. Si no hay una consecuencia, no hay incentivos para que el gobierno o la fuerza pública cambie su manera de operar”, citado por Semana.

De otro lado, desde Ginebra, la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos denunció también que los cuerpos de seguridad colombianos han ejercido un “excesivo uso de la fuerza” durante la ola de protestas que vive el país y pidió calma de cara a la convocatoria de manifestaciones para la protesta de hoy miércoles 5 de mayo. 

La denuncia que hace la ONU dijo también que responsables de la misión de esa agencia de Naciones Unidas en Cali, una de las ciudades donde se han producido más incidentes violentos, “han sido testigos del uso excesivo de la fuerza por parte de la policía”, destacó en rueda de prensa la portavoz de la oficina Marta Hurtado.

Las fuerzas de seguridad “utilizaron munición real, golpearon a manifestantes y hubo detenciones, en el contexto de una situación tensa y volátil en la que algunos participantes en las protestas también han sido violentos”, añadió la portavoz de la oficina que dirige la alta comisionada Michelle Bachelet.



”Ante la situación extremadamente tensa, con soldados y policías desplegados, pedimos calma y recordamos a las autoridades su responsabilidad de proteger los derechos humanos”, subrayó la portavoz, de cara al llamamiento general a nuevas manifestaciones este miércoles 5 de mayo. 

Igualmente, desde la Unión Europea (UE) se condenó la violencia de las fuerzas de seguridad de Colombia contra los manifestantes que protestan por la ya retirada reforma tributaria del Gobierno y pidió que se lleve ante la justicia a los responsables de la represión, según la FM.

“La UE condena los actos de violencia, que apuntan contra los derechos legítimos a manifestarse, a la libertad de reunión y de expresión. Es muy importante que se respeten estos derechos”, dijo el portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior, Peter Stano, quien expresó “confianza” en que las instituciones del país investiguen y encarcelen “a los responsables de cualquier abuso y violación de los derechos humanos”, de acuerdo. SwissInfo

Finalmente, desde el parlameno francés, se pronunció el excandidato presidencial Jean-Luc Mélenchon, quien expresó que “en estos momentos, el gobierno colombiano está masacrando a los opositores por decenas en #Colombia. El silencio francés no puede durar. Gobierno, medios de comunicación aquí: los colombianos piden ayuda”, indicó en sus redes sociales.

LEER MÁS: La red social Facebook mantiene su veto a Donald Trump