[IMÁGENES FUERTES] Conmoción en Colombia tras el asesinato de una mujer transgénero a manos de un soldado

Protesta en Colombia tras el asesinato de Juliana Giraldo

Getty Images Protesta en Colombia tras el asesinato de Juliana Giraldo

Todavía no había dado cumplimiento el Ministro de Defensa Carlos Holmes Trujillo al fallo emitido por la Corte Suprema de Justicia, donde ordenaba pedir perdón a todas la víctimas por el abuso de la fuerza pública del ESMAD y la Policía Nacional, cuando un caso más estremecía a la ciudadanía colombiana este jueves 24 de septiembre.

Juliana Giraldo Díaz, una mujer transexual, de 38 años murió por un impacto de arma de fuego, cuando junto a su pareja sentimental se movilizaban en su carro por las carreteras del norte del departamento del Cauca, en el municipio de Miranda, en Colombia.

Tenga en cuenta que las imágenes a continuación pueden resultar perturbadoras.

Según el Comando Específico del Cauca de la Tercera División del Ejército, Tropas del Batallón de Alta Montaña Noº 8 José María Vezga, Unidad Orgánica del Comando Operativo Apolo, llevaban a cabo un control militar en la carretera que une los municipios de Miranda y Corinto, un área altamente azotada por el narcotráfico y la violencia, cuando la mujer resultó asesinada a causa de un disparo hecho por parte de un integrante de la fuerza militar, y en donde la institución no logró precisar “las labores de control” que se llevaban a cabo en este lugar.

¡Mataron a mi mujer, un militar la mató!

En versión dada por Francisco Larrañiaga, compañero sentimental de la mujer al medio El Espectador, él y su mujer transitaban por la carretera en su vehículo particular, cuando de repente del borde de la carretera salieron sorpresivamente unos soldados, ordenando a Larrañiaga detener el auto, y de repente sin más, uno de los uniformados accionó su arma de dotación, impactando en la cabeza a su compañera y copiloto, quien no sobrevive a esta herida mortal, perdiendo su vida en este mismo lugar. Precisa el hombre que el retén no tenía un carácter formal de señalización como es lo habitual, por lo que no tuvo la confianza para detenerse inmediatamente.

Así mismo otra persona que acompañaba a la pareja, testificó sobre los hechos ocurridos. “Íbamos en el carro y salieron corriendo del monte los soldados, salieron hacia la vía. Uno ve gente que sale así corriendo diciendo que ‘paren’, que ‘paren’ y antes el amigo (el conductor) paró. Preguntaron que a dónde íbamos y entonces él les dijo que íbamos a la casa y siguieron diciendo ‘paren gonorreas’, entonces el amigo les preguntó que ‘cómo así que paren gonorrea ¿ustedes quiénes son?’. Cuando el militar llega y saca el fusil y lanza como tres tiros, entonces el amigo se agachó, cuando le disparó a las llantas del carro y le disparó a la mujer que iba adelante mío. Veníamos cuatro ocupantes en el carro”. Aseguró el testigo.

El testigo además aseguró que el militar continuaba apuntándoles, y es el momento en que el conductor se baja y les pregunta porque disparan si ellos no transportan nada ilegal, y luego de verificar los militares efectivamente que no había nada irregular, el agresor exclama “¡La cagué, la cagué, y ya para que!”

A su vez, Larrañiaga en su versión dijo “vimos que se me habían quedado los papeles en mi casa. Dijimos devolvámonos que de pronto nos paran y nos quitan el carro. Le dimos la vuelta al carro cuando vimos que del monte salieron dos soldados y no avancé ni 500 metros desde donde giré el carro cuando sentimos que nos dispararon. Los tiros entraban y salían, cuando miré a mi pareja, que iba de copiloto, ya estaba recostada con la cabeza caída. Fue en el momento cuando yo me bajé del carro cogí mi celular y empecé a grabar al soldado y lo coloqué como estado para que la gente me ayudara a hacerlo viral”, explicó la pareja sentimental de Juliana quien conducía el vehículo.

Hay que mencionar que Francisco aseguró que después del hecho, los militares recogieron todos los casquillos de las balas esparcidas en el lugar, es ahí cuando él toma la decisión de pedir ayuda en un resguardo indígena cerca del lugar. Igualmente se dirige a la personería, a la alcaldía y hacia los concejales del municipio para enterarlos de lo sucedido, y al regresar al sitio de los hechos encuentra la zona acordonada, y a algunos indígenas custodiando a los uniformados, con el fin de no alterar la escena de este crimen.

Estos hechos dieron apertura a una investigación por parte de la Fiscalía, la cual adelantó todos los protocolos de investigación por la muerte de Juliana Giraldo, y entre tanto el equipo técnico de investigación (CTI), inspeccionó el cadáver de la mujer e hizo la incautación de todas las armas de los uniformados que hicieron parte de este operativo.

“La Fiscalía General de la Nación lamenta este nuevo hecho de violencia que enluta a la población transgénero de Colombia y expresa su solidaridad y compromiso en la incorporación de un enfoque que respete la identidad de género de la víctima”, concluyó el ente investigador.

De igual manera el presidente de la Republica se pronunció sobre este hecho y pidió investigar lo más rápido posible este suceso, y castigar a los responsables del homicidio de Juliana Giraldo.

Noche de protestas para rechazar este acto

Luego de conocer estas impactantes imágenes del asesinato de la mujer por parte del Ejercito Militar colombiano, la ciudadanía acudió a las calles para protestar en contra de este caso y los demás homicidios ocurridos en los últimos meses a manos de la fuerza pública.

Esto se ha convertido en un constante enfrentamiento entre las autoridades y la ciudadanía en donde se han presentado más casos de abuso y violencia de parte y parte.

Conviene subrayar que la cúpula militar no se ha pronunciado para establecer las circunstancias en que sucedieron estos hechos, y teniendo en cuenta todo el ambiente sensible y de agitación que viven los colombianos tras una serie de eventos lamentables donde han muerto 12 jóvenes a manos de la fuerza pública, en protestas entre el 9 y 10 de septiembre por la muerte del abogado Javier Ordoñez, después de ser brutalmente torturado por la Policía Nacional, y sin dejar de lado todo el contexto que involucra casos como los de George Floyd en Estados Unidos, los ciudadanos han entrado en un estado de sublevación, y la fuerza pública se encuentra en la palestra pública, y ojo del huracán.