Murió Richard Driscoll: ¿cómo murió el famoso rescatista?

Murió Richard Driscoll: ¿de qué murió el famoso rescatista del 9/11?

FDNY Murió Richard Driscoll: ¿de qué murió el famoso rescatista del 9/11?

Han pasado ya casi 18 años desde que ocurrieron los terribles ataques del 11 de Septiembre en Nueva York, y uno de los grandes héroes del peor ataque terrorista que ha sufrido la Gran Manzana falleció este miércoles.

El ex bombero Richard Driscoll, quien participó en las labores de rescate del 9/11, salvando decenas de vidas, y a quien llamaron el enfermo número 200 dentro del equipo de rescatistas, perdió la vida debido a problemas serios de salud originados a raíz de la contaminación que sufrió su cuerpo tras el trabajo que realizó ese día en la Zona Cero.

Driscoll tenía 73 años, y además de haber sido un miembro muy activo en el Departamento de Bomberos, fue también veterano de la guerra de Vietnam y trabajó en un cuartel en East Harlem hasta el 2002, cuando se retiró tras sentir los primeros síntomas de su enfermedad.

La muerte de Driscoll se dio solo un día después de que se conociera el fallecimiento de otro bombero que estuvo en las labores de rescate del 9/11, identificado como Kevin J. Nolan, quien murió de un severo cáncer.

“Es casi incomprensible que después de perder a 343 miembros el 11 de septiembre, ahora hay más de 200 miembros del FDNY muertos debido a una enfermedad (…) Estos héroes dieron su vida luchando valientemente para rescatar y recuperar a otros. Nunca los olvidaremos”, dijo el comisionado del Departamento de Bomberos de Nueva York, Daniel A. Nigro, quien lamentó el deceso de Driscoll.

El ataque y el desplome de la Torres Gemelas dejó entre aquel momento y meses y años posteriores un saldo de 543 miembros del Departamento de Bomberos sin vida.

La muerte de Driscoll se dio justo un día después de que el senador republicano Rand Paul frenara la aprobación de un proyecto de ley que buscaba garantizar que los fondos de compensación económica para víctimas de los ataques del 11 de septiembre estuvieran disponibles hasta el 2090, a fin de que quienes padecen enfermedades puedan ser tratados.

Se estima que unos $10.2 mil millones de dólares deberán entregarse en pagos de compensación en los próximos 10 años.