Gran explosión de un gasoducto deja fallecidos en Hidalgo, México

Getty Bomberos combaten el fuego tras la explosión en Hidalgo, México.

Al caer la noche del viernes 18 de enero residentes de Tlauelilpan, estado de Hidaldo, el cielo se iluminó por una gigantesca bola de fuego. Ese fue el momento de la explosión de una toma clandestina de gasolina. “La gente corría envuelta en llamas, como antorchas humanas. Había adultos, pero también niños. Pedían ayuda, gritaban que se estaban muriendo. Y muchos murieron”, contó entre lágrimas Teresa Zacarías, testigo de la mayor tragedia por robo de combustible en la historia de México, a BBC.

Según los últimos reportes, 79 personas murieron en la explosión. Muchos de los cuerpos quedaron carbonizados e irreconocibles. Al punto que se le tienen que hacer pruebas de ADN para identificar el cuerpo.

“Nunca había visto algo así, era como un infierno. Gente muriendo y era imposible ayudarles. No he podido comer ni dormir. Uno de mis sobrinos está en el hospital, con todo el cuerpo quemado”, comentó un testigo. En el lugar donde ocurrió la tragedia se ven parches quemados en el campo. “Esas son las huellas de personas que corrían ardiendo en llamas. Ahí se tiraron para rodar e intentar apagarse. Otros llegaron a la zanja donde corre agua y se echaron ahí”, añadió el testigo.

El gobierno mexicano dijo que la escasez de gasolina en Tlahuelilpan, estado de Hidalgo, puede haber llevado a los residentes a explotar ilegalmente el gasoducto. El video reportado por el ejército mexicano muestra secuencias de personas que extraen gas de la línea de derivación antes de la explosión.

CNBC informó que el Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien asumió el cargo en diciembre de 2018, lanzó recientemente una ofensiva contra las pandillas de robo de combustible que perforaron tuberías peligrosas e ilegales en los primeros 10 meses de 2018″. Como se puede ver en el video, los residentes llegan y usan el combustible apropiado usando contenedores de jarras de leche como se informó, incluso un bote pequeño.

Los medios reportan que el gas el robo ocurre con tal regularidad que “era solo una cuestión de tiempo antes de que ocurriera un incendio”, aunque es probable que esta magnitud no se espere.

Ahora se informa que al menos 66 personas están muertas y hasta 100 o más sufren quemaduras graves.

El propietario de la tubería, Petróleos Mexicanos (Petróleo Mexicano) conocido como Pemex, dice: “La explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo, se derivó de la manipulación de una adquisición clandestina por robo de combustible en la tubería de Tuxpan-Tula. Este accidente no afecta el suministro de gasolina en México”. Ciudad.”

El gobierno mexicano realizó una conferencia de prensa el sábado por la mañana temprano en el Palacio Nacional “para informar a los familiares de las víctimas, la gente y los medios de comunicación, detalles relacionados con la tragedia en Tlahuelilpan”.

El gobernador del estado de Hidalgo, Omar Fayed, tuiteó que a menos que se detengan los toques ilegales de las tuberías de combustible, continuarán las explosiones y tragedias como las que ocurrieron en Tlahuelilpan. “Pido a toda la población que no sea cómplice del robo de combustible. Esto, además de ser ilegal, pone en riesgo su vida y la de las familias. Lo que sucedió hoy en Tlahuelilpan no debe repetirse”, informa The Guardian.

La compañía inicialmente había dicho que la explosión fue causada por grifos ilegales en la tubería, y el gobernador de Hildago, Omar Fayad, pidió a la comunidad que no robara gasolina. Los residentes en las inmediaciones del ducto, que se extiende desde las ciudades de Tuxpan a Tula, han sido evacuados, dijo Pemex.

La explosión se produce tras que en varios estados mexicanos y la capital del país se han agotado el combustible durante casi dos semanas. El gobierno de López Obrador cerró tuberías clave en un esfuerzo por acabar con el robo de combustible, que el líder mexicano dijo que le costó al país un estimado de $3 mil millones el año pasado.

Se han reportado al menos 66 muertos y unos 100 heridos en México tras la explosión de un oleoducto en el que decenas de personas estaban cogiendo gasolina de una rotura. Es uno de los accidentes más graves de este tipo, en un país en el que el robo de combustible causa pérdidas millonarias.