Niños atrapados de Tailandia: ¿Por qué es tan difícil sacarlos de las cuevas?

Desde el 2 de julio empezó el plan de rescate de los 12 niños y su entrenador atrapados en la cueva Tham Luang, en la provincia norteña de Chiang Rai.

Después de una semana, algunos de los menores siguen atrapados en la cueva por lo que algunos se preguntan por qué es tan difícil sacarlos. Resulta que el pasado 23 de junio el entrenador de 25 años y los 12 niños, de entre 11 y 16 años, exploraban la región después de un partido de fútbol. Como estaba el buen tiempo dejaron sus bicicletas estacionadas en el area y se metieron a explorar las cuevas sin imaginarse que las fuertes lluvias inundarian el lugar.

Cuando el lugar empezó a inundarse, ellos empezaron a buscar un lugar seguro hasta que llegaron a lo más profundo de la cueva, donde ahora se encuentran que está a unas 3 millas de la entrada de las grutas.

Dos buzos británicos, que forman parte del equipo internacional de rescate, los encontraron con vida y a salvo en una especie de isla seca. Fueron encontrados bajo tierra con hambre pero de buen humor.

Desde entonces equipos de rescate se han unido para rescatar a los 12 niños y su entrenador.

El plan de rescate es que cada niño va acompañado de dos buzos expertos, uno que le guía por delante y le lleva la botella de oxígeno, y otro detrás por si surgen problemas. Unas cuerdas guía van marcando el camino. Buzos de apoyo se encuentran situados en puntos clave y ayudan en los últimos tramos, cuando puede pesar más el cansancio.

El domingo 8 de julio sacaron los primeros 4 menores. Después de que este lunes fuera salvado un segundo grupo de cuatro menores. En el interior de la cueva de Tham Luang aún permanecen otros cuatro menores y su entrenador. El plan de rescate para sacarlos se reanudará el martes, dijeron los rescatistas. “Una tarea extremadamente difícil”: así es la operación de rescate de los niños atrapados en una cueva en Tailandia.

Ingenieros de SpaceX también se unieron al rescate. Ellos comenzaron a probar un “submarino de tamaño infantil” que podría usarse para extraer un niño a la vez (hay 4 niños y un adulto todavía atrapados a partir de este momento). El dispositivo es en realidad el tubo de transferencia de oxígeno líquido de un cohete Falcon 9. “Lo suficientemente liviano para ser llevado por 2 buceadores, lo suficientemente pequeño como para atravesar estrechos espacios. Lo puedes ver a continuación.

Los niños rescatados se encuentran bien de salud y se mantienen aislados en el hospital para evitar el riesgo de infección, reporta BBC.

Sin Comentarios

Discutir en Facebook