Jessica Cediel confirmó una dura cirugía que debió atravesar: ¿Por qué?

LAS VEGAS, NV - NOVEMBER 19: TV personality Jessica Cediel attends the 16th Latin GRAMMY Awards at the MGM Grand Garden Arena on November 19, 2015 in Las Vegas, Nevada. (Photo by Christopher Polk/Getty Images for LARAS)

Exatlon Estados Unidos desde su primera temporada ha contado con la participación de la periodista, modelo y presentadora colombiana Jessica Cediel. La carismática bogotana de 37 años, desde el inicio de la competencia más feroz de la televisión hispana, ha estado directamente involucrada, primero como reportera digital, al tanto de todo lo referente a Exatlon Estados Unidos en redes sociales, presentando su resumen semanal y posteriormente con todo lo que ocurría detrás de las cámaras, directo desde República Dominicana, sede del programa de concursos, dejando de participar en la tercera temporada para dar paso a nuevos rostros a cargo de la conducción del programa junto a su presentador Erasmo Provenza.

Jessica ya era una figura conocida en el exitoso formato televisivo, eso hasta el inicio de la cuarta temporada, en donde fue reemplazada sin explicación aparente, más allá de algunas pistas en las redes sociales de Cediel relacionadas a su salud, que han mantenido a la expectativa a sus 6.7 millones de seguidores desde comienzos de este año.

Recordemos que en el pasado, Jessica Cediel ha contado con total sinceridad su batalla personal luego de haber sido víctima de un doctor inescrupuloso, quien le sugirió hacerse un aumento de glúteos y presuntamente le inyectó una sustancia que casi le cuesta la vida y de acuerdo a ella misma, le ha tomado más de 10 años recuperar y todavía continúa luchando contra sus secuelas.

Cediel se inyectó biopolímeros (sin saberlo) en los glúteos para aumentar su tamaño y el resultado casi le costó la vida. “Ha sido la experiencia más desagradable, triste, traumática que he tenido. Ha sido el punto más bajo de mi vida, para decirlo muy honestamente, al mismo tiempo me dejó una gran enseñanza, pero también muchas secuelas”, dijo la colombiana en entrevista con MezcalTV. “Un milagro es lo que yo más pido y anhelo todos los días. A veces molesta, me tengo que hacer un examen anual por el resto de mi vida. Quedé con unas condiciones que no puedo ponerme inyecciones en los glúteos, no me gusta que me los cojan porque a nivel psicológico siento que es algo perjudicial para mí; no me puedo hacer masajes, no me puedo hacer máquinas, es una situación muy delicada y aparte por las noches me molesta más”.

Todo ocurrió en 2009, cuando la presentadora y modelo se puso en manos del cirujano Martín Carillo para definir sus curvas, al tiempo se enteró que Carrillo  no tenía los certificados que lo acreditaban como médico esteticista.  “Me da miedo hacer cualquier cosa porque siento que va a tener una reacción con la sustancia que este señor inyectó, entonces es como todo un complejo, no solo la parte física sino la parte emocional, personal y psicológica”, dijo la talentosa colombiana.

En este video Jessica mostró sus cicatrices:

Jessica decidió compartir con sus seguidores las cicatrices que le quedaron después de las cirugías, y aseguró que se está preparando para una que faltaría, por lo que se encuentra alimentándose muy bien y haciendo ejercicios físicos para mantener su cuerpo en el mejor estado posible, lo que se evidencia en la envidiable figura de la chica:

Cediel volvió a tocar el tema con el programa matutino de la cadena Telemundo, Un Nuevo Día, al confirmar que la operación fue una amputación de los músculos de sus glúteos,  para atenuar el dolor que le provocaba el procedimiento que se realizó en el pasado.

“La técnica que yo escogí es la técnica abierta o alas de gaviota, en donde se hace un corte en cada uno de los glúteos desde arriba, por dentro, hasta abajo, llegando casi a la vagina. Entonces prácticamente te abren todo el glúteo, te cortan el músculo, que es donde está la amputación de ese pedazo de músculo, para limpiar, porque es imposible sacarlo de otra manera, y aquí en esta cirugía te puede pasar absolutamente de todo, menos que te infectes”, explicó.

https://www.instagram.com/tv/CGAYgSgFKCx/?utm_source=ig_embed

También contó lo duro que ha sido todo el proceso de recuperación:

“Entonces vienen los famosísimos lavados, entonces a mí me metían agua oxigenada y clorox, para poderme sacar toda el agua que yo tenía ahí para limpiar y evitar una infección, no te puedo explicar el dolor y el ardor tan impresionante que yo sentía desde la primera sesión. Yo lloraba y mordía almohada y me ardía todo por allá abajo, o sea, me ardía hasta la punta del pie, me ardía la vagina, me ardía la nalga, todo”.

¡Adelante guerrera!


Leer Más