VIDEO: esta latina gastó $200 mil en 38 cirugías para parecerse a Barbie

Aleira Avendaño: la Barbie latina tiene 38 operaciones

Despierta America Aleira Avendaño, la Barbie latina , estuvo en Despierta America

Algunas personas suelen preocuparse tanto por la imagen física, que hacen hasta lo imposible por lograr el cuerpo con el que siempre han soñado, o que muchas veces ha impuesto la sociedad, bajo el falso concepto de “perfección”.

Y con apenas 29 años, Aleira Avendaño, una venezolana conocida en Estados Unidos como la “Barbie latina”, es fiel reflejo de ello, pues confesó que a su corta edad ya se ha sometido a 38 cirugías, con las que ha gastado $200 mil dólares.

La polémica jovencita estuvo de visita este martes en el programa de televisión Despierta América, donde habló de cómo ha transformado su imagen en los últimos 10 años, desde que empezó a realizarse operaciones en el rostro y el cuerpo para lucir bella.

“Lo primero que me hice fue los senos, a los 19 años de edad. Fue mi primera cirugía, y luego un poquito acá y un poquito allá. Yo si no miento, yo siempre hablo de mis cirugías plásticas y digo cuáles me hice, cuáles me realice y hasta doy recomendaciones para eso, porque es un asunto delicado”, comentó la modelo durante su aparición en el show de Univisión, donde manifestó que el origen de sus múltiples retoques es porque le “encanta la perfección”.

“Para mí la perfección no es solo la belleza, sino una mujer inteligente y bella, capaz de hacer muchas cosas”, dijo la Barbie latina, quien confesó que cuando era niña sufrió mucho bullying por su aspecto físico, lo que nunca la dejó sentirse complacida con su imagen.

“Cuando era pequeña no me sentía a gusto con mi físico. No me gustaba mi rostro, no me gustaban partes de mi rostro y empecé mi transformación. En la escuela mi rostro no era bonito, en particular mi nariz. Me decían que mi rostro no era bonito”, confesó la joven, al tiempo que agregó que se obsesionó especialmente con tener una nariz perfecta.

“Las 38 cirugías han sido de todo, pero la nariz me la hice seis veces para que me quedara perfecta. Yo grabé la última cirugía, y la hice con anestesia local para ver cómo me quedaba y fue donde quedó perfecta, porque indique un poco de dónde levantar”.

View this post on Instagram

❤️❤️❤️

A post shared by 👑 (@aleiraoficial_sexy) on

Y al ser consultada sobre si tiene intenciones de practicarse más cirugías, la venezolana aseguró que sí, porque tiene planes de participar en Nuestra Belleza Latina y desea llegar mejor que nadie.

“Este año voy con preparación extrema, no solo cirugías, sino vamos con reducción de senos y glúteos. Pero antes hay que hacer una preparación de dieta y ejercicio también”, dijo Aleira, quien posee una cinturita de 21 pulgadas (unos 52 centímetros), gracias a un corsé que no se quita casi en ningún momento y que incluso puede generar problemas de salud.

“Yo siempre cargo el corsé castigador desde hace nueve años. Lo uso 23 horas al día, solo me lo quito para bañarme, duermo con él, lo utilizo todo el tiempo. Al principio me molestaba, pero todo es una costumbre”, dijo la venezolana, quien curiosamente pidió a las mujeres jóvenes que no la tomen como ejemplo a seguir.

“A las adolescentes, no les recomiendo decirles ‘tienes que operarte’, Yo no soy un modelo a seguir para las adolescentes. Para mí, hay prioridades. Lo más importante es que la mujer sea inteligente. Tengo sobrinas adolescentes que me ven y siempre les digo tienen que estudiar”, dijo la reina de las cirugías, quien negó estar obsesionada con las operaciones.

“No es una obsesión. Ya paré. Yo voy a cerrar eso con Nuestra Belleza Latina. Pero al principio si fue una obsesión. Llegas al punto que te operas algo y queda lindo y quieres hacerte otra cosita más, pero es importante no irse a operar con cualquier persona, ni usar el corsé extremo, porque los órganos se mueven un milímetro, según un estudio en Londres, y puede traer problemas y consecuencias en la columna por la presión”, concluyó la Barbie Latina, quien en sus redes sociales le encanta mostrar su antes y su después.