McGregor ataca a luchadores: ¿Lo despedirán de UFC?

Getty Images Conor McGregor

El luchador de artes marciales mixtas (MMA) Conor McGregor dejó mucho de que hablar este jueves al protagonizar un escandaloso altercado luego de la conferencia de prensa de UFC 223 en el Barclays Center de Brooklyn, Nueva York. El actual campeón de peso ligero llegó con su séquito de unos 20 hombres y se avalanzaron hacia los autobuses llenos de combatientes que se van a presentar el sábado 7 de abril en el evento de Ultimate Fighting Championship.

McGregor y su séquito arrojaron zafacones, carretillas, sillas y todo lo que pudieran agarrar hacia los autobuses, hiriendo al luchador Michael Chiesa, quien sufrió laceraciones en la cara y ahora no está claro si podrá participar el sábado, donde estaba pautado que lucharía contra Anthony Pettis.

McGregor aparentemente estaba llamando a alguien para que salga de un autobús y pelee contra él. Esa persona podría ser Khabib Nurmagomedov, y podría tener algo que ver con un altercado entre Nurmagomedov y el aliado de McGregor, Artem Lobov el martes pasado en el hotel donde se están hospedando los luchadores.

Posteriormente, McGregor y su séquito corrieron a las afueras de Barclays Center y saltaron en un SUV que los esperaba, y se dieron a la fuga.

Debido al altercado, Artem Lobov fue dado de baja de la pelea de peso pluma contra Alex Caceres, y aún está inconcluso si Lobov va a ser reemplazado o si van a remover a Caceres del evento también.

Dana White, presidente de UFC llamó a los hechos “desagradables” y advirtió que la policía de Nueva York estaba tras McGregor. “Esto es lo más desagradable que jamás haya sucedido en la historia de la compañía, y hay una orden para el arresto de Conor McGregor”, dijo White a los periodistas después del incidente.

“Y lo están buscando ahora mismo. Su avión no puede despegar, no puede abandonar el estado de Nueva York con esta orden. Estará en tierra, y supongo que eventualmente, si no lo atrapan, él se entregará. Puedes imaginar que va a ser demandado más allá de lo que creía, y esta fue una movida realmente mala para él”.

Mientras tanto, el departamento de policía de Nueva York (NYPD) dice que no hay una orden de arresto per se, pero que las autoridades están actualmente buscando al luchador para hablar con el y que no se han presentado cargos por el momento.

Sin embargo, White está furioso por la situación ocurrida. “Lo que sucedió hoy aquí fue que Conor y aproximadamente 20 muchachos aparentemente fueron dejados entrar a la rueda de prensa por los chicos de la publicación The Mac Life, que tenían credenciales de prensa”, dijo White.

“Abrieron las puertas para él a través de una entrada, tomaron por asalto el edificio, bajaron a los muelles de carga donde los luchadores subían a los autobuses y comenzaron a atacar los autobuses, arrojando botes de basura y plataformas rodantes, cosas así, rompieron una de las ventanas y cortaron a Michael Chiesa”.

“Él cortó su cabeza, él cortó su cara. Rose Namajunas aparentemente fue casi golpeada. Está muy molesta en este momento y básicamente se fue y caminó de regreso al hotel. Y uno de nuestros empleados se rompió uno de los nudillos. Hubo otras lesiones, y obviamente todos están conmocionados cuando 30 matones asaltan un [autobús]. Estos chicos estaban listos para una pelea”.

White se mostró preocupado por las decisiones de McGregor al no tomar en consideración las otras personas que se encontraban en el lugar, sobre todo las mujeres luchadoras como Rose Namajunas y Karolina Kowalkiewicz, que según el presidente de la UFC quedaron muy afectadas por el incidente. También recalcó que su comportamiento debería ser mejor ya que tiene un hijo de menos de un año en casa y cree que ese no es el ejemplo que debería darle.

Aunque White insistió que McGregor iba a ser disciplinado por sus acciones, se negó a decir hasta que punto. Dijo que no ha hablado con McGregor desde el incidente y que tampoco quería hacerlo en este momento. Cuando le preguntaron si seguiría trabajando con McGregor o si UFC lo iba a despedir, su respuesta fue críptica.

“En este momento, no, absolutamente no”, dijo White. “Quiero decir, ¿quieres estar en un negocio con Conor McGregor en este momento? ¿Quieres perseguir a este tipo para entrevistas y comprar sus peleas? ¿Sí? No creo que nadie quiera hacerlo en este momento. Creo que todo el mundo va a estar bastante disgustado con Conor McGregor en este momento. Escucha, ¿no te gusta Khabib y no te gusta lo que pasó o lo que sea? Entonces lucha contra Khabib”.

White continuó, “La policía se va a encargar de Conor. La policía se encargará de Conor, y ya conozco a un puñado de personas que están presentando demandas contra Conor McGregor. Dios sabe cuántas demandas va a tener en el momento en que esto termine. Lo que sucedió hoy fue criminal, repugnante, despreciable, me pone enfermo, y nosotros como organización necesitamos asegurarnos de que esto nunca vuelva a ocurrir”.

Se esperaba que McGregor fuera despojado de su título de peso ligero el sábado en el UFC 223.

Sin Comentarios

Discutir en Facebook