Estudio demuestra que químico de los enjuagues bucales protege del COVID

Listerine de Pfizer se exhibe en una tienda de Walgreens el 26 de junio de 2006 en Chicago, Illinois.

Getty Listerine de Pfizer se exhibe en una tienda de Walgreens el 26 de junio de 2006 en Chicago, Illinois.

Un estudio hecho por la Universidad de Valencia (UV) de España, en conjunto con Dentaid Research Center y publicado en ‘Journal of Oral Microbiology’, permitió visualizar por primera vez que la membrana del SARS-CoV-2 estalla al entrar en contacto con un compuesto químico que se encuentra en los enjuagues bucales, lo que ayudaría a disminuir la capacidad de infección del virus en las células humanas.

El estudio, reveló que cuando el virus del Sars-Cov-2 entra en contacto con el cloruro de cetilpiridinio (CPC), un químico usado en la preparación de los enjuagues bucales, se reduce la carga viral, evitando así la réplica del virus y la propagación de la enfermedad.

Según el financiero, los investigadores explicaron que el SARS-CoV-2 se puede llegar a detectar en la saliva de las personas infectadas con el virus, sobre todo en las que son asintomáticas o las que presentan síntomas leves, por lo que sugieren una estrategia que pueda reducir la carga viral en la boca ayudando de esta manera a reducir la propagación del COVID-19.

Los resultados sugieren que “algunos tipos de pasta de dientes y enjuague bucal que contienen CPC podrían ayudar a reducir la propagación del SARS-CoV-2 al disminuir temporalmente la cantidad de viriones competentes en la boca”.

El uso de moléculas como el cloruro de cetilpiridinio (CPC), comúnmente presente en los enjuagues bucales, se ha postulado como una estrategia complementaria para combatir la transmisión de virus como la Influenza o los Herpesvirus, donde la cavidad oral juega un papel importante en la propagación del virus”, mencionó el estudio, de acuerdo con información de El Financiero.

De esta manera, este hallazgo, está llevando a que numerosas sociedades odontológicas en el mundo, recomienden a sus pacientes el uso continuo de enjuagues bucales que contengan este compuesto, con el fin de que cada paciente contribuya en la mitigación de la pandemia, y evitar que el virus se propague a la hora de asistir a las consultas dentales.

El mecanismo de la actividad antiviral del CPC

Según Noticias de Navarra, en el estudio se generaron partículas pseudovirales (VLP) que mimetizan al virus del SARS-CoV-2, contienen las cuatro proteínas estructurales del virus y tienen el tamaño y la morfología de las partículas víricas del virus causante del Covid-19.

La única diferencia con los viriones del SARS-CoV-2 es que las VLP no contienen el material genético, lo que las hace no infectivas. Las VLP generadas fueron tratadas con CPC y se observó cómo aquellas que habían estado en contacto con el CPC eran disgregadas, explica Ismael Mingarro.

“La disgregación se observó utilizando técnicas de microscopía electrónica, donde se pudo demostrar cómo estas partículas estallan al entrar en contacto con el CPC”, apuntó.

Además, los resultados demuestran que el CPC disminuye significativamente la integridad de las VLP de SARS-CoV-2 a una concentración tan baja como el 0,05 %.

“Estos resultados corroboran el mecanismo de acción por el cual el Cloruro de Cetilpiridinio (CPC) actuaría sobre la membrana del SARS-CoV-2, produciendo su degradación”, explico Manuel Bañó, investigador de Dentaid Research Center.

El CPC es un ingrediente clave en muchos enjuagues bucales que funciona como un antiséptico que elimina las bacterias y otros microorganismos, como los virus.

Una de las características claves del CPC es su estructura única que puede degradar membranas virales, lo que le permite ser activo frente a un grupo diverso de virus con envoltura (como influenza o herpes virus).

Estos resultados ayudan a confirmar el mecanismo por el cual el CPC actúa sobre SARS-CoV-2. Es a través de la degradación de su membrana o envuelta, según las fuentes.

Es una confirmación más que indica que se deben ampliar los estudios en la búsqueda de potenciales tratamientos donde los colutorios puedan cumplir un papel en la lucha contra el SARS-CoV-2.

“Este trabajo explica el mecanismo por el cual el CPC puede degradar la membrana del SARS-CoV-2, y es importante porque sienta las bases para futuros experimentos en los que demostrar que el uso de colutorios es una estrategia complementaria para evitar la transmisión de enfermedades infecciosas respiratorias transmitidas por virus como la gripe o covid-19”, añadió Bañó.

Ismael Migarro es catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Valencia – UV y su investigación está centrada en las proteínas de membrana.

LEER MÁS: Mujer lleva a su esposo amarrado para obligarlo a vacunarse contra el COVID [VIDEO]

Comment Here
Subscribe
Notify of
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría conocer su opinión, comentax
()
x