EE.UU. invertirá más de 3.000 millones para desarrollar píldoras antivirales contra el Covid-19

Los viales que contienen píldoras para los remedios homeopáticos se exhiben en la farmacia de Ainsworths el 26 de agosto de 2005 en Londres.

Getty Images Los viales que contienen píldoras para los remedios homeopáticos se exhiben en la farmacia de Ainsworths el 26 de agosto de 2005 en Londres.

Pasado un año y medio de que apareciera el virus del Sars-Cov-2, y que la ciencia no haya podido desarrollar un medicamento antiviral capaz de dar manejo a la infección una vez adquirida la enfermedad, Estados Unidos le apuesta al desarrollo de un fármaco que sirva de tratamiento a la que podría catalogarse como una enfermedad endémica con sus nuevas variantes.

La inversión que destinará el país del norte es de USD 3,200 millones de dólares, que no solo estarán enfocados en acelerar un proceso que ya está andando por desarrollar una píldora anticovid, si no que comprende un trabajo por encontrar terapias a otros virus peligrosos que podrían desencadenar en futuras pandemias.

El anuncio de la noticia lo hizo durante una sesión desde la Casa Blanca, el doctor Anthony Fauci, experto en enfermedades contagiosas, quien indicó que este paso hace parte de un nuevo “programa antiviral para pandemias”, que desarrollará fármacos para atender los síntomas causados por virus potencialmente peligrosos como el coronavirus.

“Existen pocos tratamientos para muchos de los virus que tienen el potencial de desatar una pandemia”, dijo Fauci, incluyendo el ébola, el dengue, el virus del Nilo y el síndrome respiratorio del Oriente Medio.

Pero agregó que “las vacunas claramente siguen siendo la pieza clave de nuestro arsenal”, informó Diario Libre. “Podría evitar hospitalizaciones y potencialmente salvar muchas vidas en los próximos años, ya que el coronavirus aún sigue siendo una amenaza a pesar del desarrollo y aplicación de vacunas”, añadió.

De esta manera, esperando que la fase de desarrollo y de pruebas clínicas de las pastillas antivirales culmine de manera exitosa, se tiene prevista su posible distribución para finales de año, logrando así reducir los síntomas de la enfermedad después de un contagio, evitando los riesgos de hospitalización, y por su puesto que se pierdan muchas vidas.

Con respecto al uso de estas píldoras, el Dr. Anthony Fauci, dijo que espera que los pacientes con coronavirus puedan ir a buscar sus pastillas antivirales a una farmacia apenas sepan que son positivos en la prueba PCR o cuando comiencen a desarrollar síntomas compatibles con el COVID-19.

“Me despierto, no me encuentro bien, se me va el sentido del olfato y del gusto, me duele la garganta. Llamo a mi médico y le digo: ‘Tengo COVID y necesito una receta’” detalló Fauci en una entrevista citada por The New York Times para explicar el proceso para obtener el antiviral.

Además, es de resaltar que Fauci ha puesto todo su empeño por la investigación de estas píldoras antivirales, en cuanto tiene la experiencia en estos estudios cuando en los 90s, el instituto de investigación al que pertenecía, realizó estudios por encontrar un fármaco contra el SIDA, dando como resultado algunas de las primeras píldoras antivirales para el VIH, “inhibidores de la proteasa”, el cual bloquea una proteína esencial del virus, y que lo mantiene lejos del cuerpo por toda la vida.

Tratamientos anticovid

Según ABC , al comienzo de la pandemia, los investigadores iniciaron en probar antivirales existentes en personas hospitalizadas con Covid-19 de carácter grave. Pero muchos de esos ensayos no demostraron ningún beneficio. Ahora se sabe que esa decisión quizá fuera un error. El mejor momento para tratar de bloquear el coronavirus es en los primeros días de la enfermedad, cuando el virus se está replicando rápidamente y el sistema inmunológico aún no ha montado una defensa.

Muchas personas aplastan la infección y se recuperan, pero en otras, el sistema inmunológico falla y comienza a dañar los tejidos en lugar de los virus. Es este daño autoinfligido lo que envía a muchas personas con Covid-19 al hospital, ya que la replicación del coronavirus está disminuyendo. Por lo tanto, un fármaco que bloquea la replicación al principio de una infección podría fallar en un ensayo en pacientes que han progresado a etapas posteriores de la enfermedad.

De otro lado, se sabe que hasta el momento el primer y único fármaco antiviral que ha demostrado efectividad en pacientes hospitalizados por Covid-19 y que está aprobado por la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA), es el remdesivir, un medicamento investigado para combatir el ébola, y que en uso de emergencia por vía intravenosa ayuda al sistema inmunológico a combatir el virus.

Sin embargo, el Remdesivir en su formulación aprobada como antiviral para este coronavirus, señala su ineficacia al suministro por vía oral, pues el compuesto no puede sobrevivir al paso de la boca al estómago y al sistema circulatorio. Además, cabe anotar que su formulación no cuenta con el aval de la Organización Mundial de Salud (OMS), para ser utilizado como tratamiento para esta enfermedad.

Por su parte, investigadores en el mundo realizan pruebas de otros antivirales como el molnupiravir, que funciona en presentación de pastillas en contra de virus como de la gripe y el dengue, y que sería un medicamento viable para el tratamiento del Covid-19. Esta píldora experimental de Merck y Ridgeback Biotherapeutics, que se encuentra en el momento en fase 3 de un ensayo clínico global entre 1.850 personas, se espera que para el otoño presente sus resultados.

De resultar seguro el molnupiravir, y de ser aprobado con uso de emergencia por la FDA, el gobierno de Estados Unidos anunció a comienzos de junio que cerraría un trato de compra por 1.7 millones de dosis de este medicamento con dichos laboratorios.

Este acuerdo es parte del enfoque de todo el gobierno de Joe Biden para desarrollar nuevos tratamientos COVID-19 y “responder a las necesidades de salud pública”, dijo el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

De hecho, Rob Davis, presidente de Merck, señaló que la compañía “se complace en colaborar con el gobierno de Estados Unidos en este nuevo acuerdo que brindará a los estadounidenses con COVID-19 acceso al molnupiravir”.

El laboratorio espera tener disponibles más de 10 millones lotes para cinco días de tratamiento para fines de 2021.

Por otra parte, según el Times, se analiza otro fármaco, es el AT-527 de Atea Pharmaceuticals, que se usa contra la hepatitis C y en estudios en animales arrojó indicios de funcionar contra el Covid-19. Actualmente está bajo evaluación en un ensayo clínico en humanos.

Igualmente se estudia la PF-07321332, creada por Pfizer a partir de una molécula diseñada inicialmente contra el SARS, que generó suficientes anticuerpos en ratones para bloquear al coronavirus y ahora también forma parte de un ensayo clínico en humanos, que comenzó en marzo.

Finalmente, es de señalar que la tarea de encontrar un medicamento que mitigue los efectos devastadores del Covid-19 no es fácil, ni tan prometedora. Desarrollar nuevos medicamentos es todo un desafío que lleva tiempo, y en el que el virus muta rápidamente, por lo que, al momento de haber hallado el medicamento, quizás el virus ya sea resistente a él.

LEER MÁS: Juneteenth 2021: ¿Los bancos están abiertos o cerrados?

Comment Here
Subscribe
Notify of
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría conocer su opinión, comentax
()
x