‘Asesino de Twitter’ recibe condena de muerte por matar y desmembrar a sus víctimas

Getty El sospechoso Takahiro Shiraishi (C) se cubre la cara con las manos mientras lo transportan a la oficina del fiscal desde una estación de policía en Tokio el 1 de noviembre de 2017. El japonés de 27 años, que fue arrestado después de que la policía encontró nueve cadáveres desmembrados pudriéndose en su casa, ha confesado haber matado a todas sus víctimas durante una juerga de dos meses después de contactarlos a través de Twitter, informan los medios.

Un japonés de 30 años fue condenado a muerte tras ser declarado culpable de nueve asesinatos en 2017 cuando la policía descubrió los cadáveres desmembrados de las víctimas de Takahiro Shiraishi en varios contenedores y ubicaciones alrededor de su apartamento en Tokio, según el New York Times.

Apodado el “Asesino de Twitter”, Shiraishi admitió los asesinatos y le dijo al tribunal que elegia y convencía a mujeres jóvenes con pensamientos suicidas en Twitter, y luego les ofrecía suicidarse con ellas o ayudarlas a quitarse la vida.

National Public Radio informó que durante el juicio, Shiraishi dijo: “Fue más fácil para mí convencer a personas con preocupaciones y otros problemas y manipularlos a mi manera de pensar”.

Según el Japan Times, la defensa de Shiraishi intentó probar que las ocho mujeres jóvenes y un hombre, entre 15 y 26 años, por los que Shiraishi fue condenado, querían que su cliente los matara. Pero cuando llegó el momento, Shiraishi le dijo al juez: “Ni una sola de mis víctimas dio su consentimiento”, informó el New York Times.

“Admito humildemente mi culpa y aceptaré el castigo”, dijo Shiraishi al Tribunal de Distrito de Tokio, según el Japan Times.

Shiraishi drogó, violó, estranguló y desmembró a sus víctimas, pero dijo: “Si no me hubieran atrapado, no me arrepentiría de nada”

Getty


El New York Times informó que Shiraishi aprendió a atraer mujeres cuando trabajaba como reclutador para un servicio de acompañantes en uno de los distritos de luz roja de Tokio, un emprendimiento que aprendió después de una pelea con su padre y verse necesitado.

En el caso de las víctimas de Twitter, el objetivo inicial era obtener dinero de las mujeres que atraía, con quienes luego se reunía y se aprovechaba de sus inseguridades.

Según el New York Times, “Shiraishi recurrió a la violencia después de que comenzó a temer que una de las mujeres que conoció le exigiera que le devolviera el dinero que le había prestado”.

“Me costó mucho decidirme a hacerlo, pero había hecho cosas ilegales a diario como parte de mi trabajo como scout y había interiorizado la idea de que ‘solo es un problema si te atrapan’”, le dijo a la corte, informó el New York Times. “Si no me hubieran atrapado. No me arrepentiría de nada”, agregó.

Según la BBC, “Los medios japoneses llamaron al apartamento de Shiraishi la ‘casa de los horrores’ después de que los investigadores descubrieron nueve cabezas junto con una gran cantidad de huesos de brazos y piernas escondidos en neveras portátiles y cajas de herramientas”.

La sentencia de muerte de Shiraishi brinda poco consuelo a las familias de las víctimas

La BBC informó que las familias de las víctimas están destrozadas por lo que sucedió con sus hijas y su hijo, quien fue asesinado cuando se enfrentó a Shiraishi mientras buscaba a una de las jóvenes que mató a Shiraishi. Los nombres de las víctimas no se dieron a conocer públicamente.

El padre de una víctima de 25 años le dijo al tribunal antes de la sentencia de Shiraishi que “nunca perdonará a Shiraishi incluso si muere”, según la emisora japonesa NHK.

“Incluso ahora, cuando veo a una mujer de la edad de mi hija, la confundo con mi hija. Este dolor nunca desaparecerá. ¡Devuélvemela!”, según la BBC.

El padre de una de las víctimas, de 17 años, de Shiraishi, le dijo a NHK que la sentencia de muerte era “apropiada” y dijo: “Siento que quiero vengarme, pero las familias en duelo no pueden hacer nada. No sé cómo desahogar mi ira”, reportó la BBC.

Según la base de datos sobre la pena de muerte, hay 114 presos en el corredor de la muerte en Japón. Sus muertes en la horca se mantienen en secreto para el recluso, sus familias y el público hasta la mañana en que ocurrirá la ejecución.

Esta es la versión original de esta historia en Heavy.com