Donald Trump autoriza ayudas por $300 dólares a desempleados afectados por el coronavirus

Donald Trump - Presidente de Estados Unidos

Getty Images Donald Trump - Presidente de Estados Unidos

Pese a que la situación de los Estados Unidos frente a la pandemia del Covid-19 está lejos de mejorar debido al rebrote que se viene presentado por la falta del autocuidado de los ciudadanos, y por lo que muchos catalogan como una falta de política responsable por parte del mandatario de los EE. UU Donald Trump, la tasa de desempleo viene reduciéndose y el mercado laboral comienza a recuperarse.

Si bien es cierto de que hay un panorama esperanzador, los estragos causados por la pandemia de coronavirus, tiene a muchos ciudadanos estadounidenses sumidos en una crisis económica y a esperas de que el gobierno llegue a un consenso, dando vía libre al proyecto de ley de rescate económico.

Esta puja entre los Republicanos y Demócratas ha llevado al presidente Donald Trump a establecer su autoridad como máximo mandatario, tomando las medidas necesarias de alivio para sus conciudadanos, entre las cuales autoriza extender la ayuda semanal al desempleo por un valor de $300 dólares, más los beneficios regulares, y con carta abierta para que los mandatarios de cada Estado que quieran anexar la cantidad de $100 dólares extra, puedan hacerlo. Por el momento solo tres Estados han tomado esta medida de añadir los $100 dólares: Kentucky, Montana y West Virginia.

Esta ayuda federal estaría vigente hasta el próximo 6 de diciembre del presente año o hasta que el Fondo de Ayuda para desastres del Departamento de Seguridad Nacional reduzca su dinero a los 25 mil millones de dólares.

De igual manera este subsidio va destinado para todas aquellas personas que hayan perdido su trabajo a raíz de la pandemia del Covid-19, los cuales deben solicitar por medio de la página web careeronestop.org o directamente al Departamento de Trabajo de los Estados Unidos. Teniendo en cuenta al estado al que pertenecen pueden aplicar ya sea a $300 o $400 dólares en su defecto y una vez radicada toda la información personal, este subsidio llegaría a más tardar en dos o tres semanas.

Según los datos suministrados por el Departamento de Trabajo las peticiones semanales para aplicar a este subsidio se han situado en un nivel más bajo con respecto a las cifras registradas al inicio de la pandemia, de 1,011 millones de solicitantes a inicios del mes de agosto, se redujo a 881.000 al finalizar el mismo, siendo el Estado de California la región que más solicitudes registró por encima de la ciudad de Nueva York, la que fuera una de las ciudades más golpeadas por la pandemia del coronavirus.

Gregory Daco, economista de la consultora Oxford Economics, indicó que el empleo repuntó aprovechando las contrataciones en las pequeñas empresas, pero la tendencia se mantiene casi sin cambios en las últimas dos semanas. 

“La fortaleza del sector de los restaurantes y un gasto ligeramente mayor en tarjetas de crédito fue compensado por la debilidad de las ventas minoristas, el ocio y la demanda hotelera”, explicó el economista” fueron sus palabras recogidas por SWI.

De esta manera hasta el 1 de septiembre 38 Estados contaban con la aprobación para iniciar el pago de esta ayuda, previa presentación de sus planes administrativos y de subvención antes del 10 de septiembre, con un límite de tiempo de entre 48 a 72 horas para ser aprobada y con un carácter de pago retroactivo desde el 1 de agosto de 2020.

Despidos anunciados por algunas multinacionales del país

Esta información coincide con últimos los anuncios por parte de grandes multinacionales, quienes han tenido que despedir a miles de sus trabajadores.

La aerolínea American Airlines indicó hace ya varias semanas que si no continúa recibiendo algún tipo de ayuda por parte del Gobierno tendrá que despedir a 19.000 de sus empleados en octubre.

En la misma línea, esta MGM Resorts International, la compañía anunció el viernes pasado el despedido permanente de 18.000 personas. Y por último Coca-Cola dio a conocer que se someterá a una reestructuración con despidos y retiros voluntarios que afectaría el 37% de los 10.600 empleados que tiene actualmente en Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico.