Revelan desgarradora llamada al 911 que hizo el novio de la paramédico asesinada Breonna Taylor

“No sé lo que está pasando. Alguien pateó la puerta y le disparó a mi novia”, dijo Kenneth Walker en la llamada que le hizo al 911 después de que la policía le disparara a su novia, Breonna Taylor, ocho veces en Louisville, Kentucky el 13 de marzo.


Sam Aguiar, un abogado de la familia de Taylor, publicó el audio y le dijo al Louisville Courier-Journal que escuchar la llamada era “una de las cosas más difíciles que he tenido que hacer como abogado y como persona”. Sin embargo, también dijo que creía que ofrecía pruebas contemporáneas de que Walker no sabía que era la policía quien estaba en su apartamento.

Walker, que disparó después de que la policía irrumpiera en el apartamento, fue arrestado por intento de homicidio de uno de los oficiales a los que disparó porque, según Aguiar, pensó que eran intrusos. Walker se declaró inocente y fue puesto bajo arresto domiciliario debido a la pandemia del coronavirus; finalmente, el abogado del estado de Kentucky, Tom Wine, retiró los cargos en su contra el 22 de mayo.

Walker fue acusado de intento de homicidio antes de que los cargos fueran retirados

Walker y Breonna Taylor estaban durmiendo en su apartamento cuando la policía llegó para cumplir una orden de no aviso, según el Courier-Journal. Walker dijo que no podía escuchar quién estaba del otro lado, y según su abogado Rob Eggert, creía que eran intrusos que estaban tratando de meterse. Walker disparó una vez contra los agentes que entraron y la policía respondió con 22 disparos, ocho de los cuales mataron a Taylor, una paramédico de Louisville.

Taylor era una técnica de emergencias a tiempo completo para el University of Louisville Jewish Hospital y trabajó según fuera necesario para Norton Healthcare. En su página de Facebook, describió lo mucho que amaba ayudar a los demás. “Trabajar en el cuidado de la salud es tan gratificante! Me hace tan feliz cuando sé que he hecho una diferencia en la vida de otra persona!”, dijo.

Aunque Eggert dijo que Walker pensó que le estaba disparando a intrusos, Walker en efecto le disparó al oficial Jonathan Mattingly que estaba allí para cumplir la orden con otros dos oficiales de policía: Brett Hankison y Myles Cosgrove. En la conferencia de prensa, Wine dijo que la bala atravesó la arteria femoral de Mattingly. Poco después del incidente, Walker fue acusado del intento de asesinato de un oficial de policía.

Walker fue puesto en libertad y puesto bajo arresto domiciliario, pero aun enfrentaba cargos. Sin embargo, nuevas pruebas sobre la orden de no aviso y algunos de los antecedentes de conducta de los oficiales llevaron a llamamientos para una investigación más exhaustiva. El 22 de mayo, Wine anunció que la mancomunidad planeaba cambiar de rumbo.

Sam Aguiar, un abogado de la familia de Taylor, le dijo a WDRB que creía que el incidente era un caso de identificación errónea y que creía que los oficiales estaban buscando a alguien relacionado con una redada diferente.

“Algo salió terriblemente mal”, dijo. “Esto fue claramente una ejecución fallida de una orden de arresto.”

Aquí está la llamada

“No se que esta pasando. Alguien pateó la puerta y le disparó a mi novia”, dice Walker.

Walker le da la dirección del apartamento antes de decir “mi Dios”, su voz desesperada.

La operadora le pregunta qué edad tiene la victima y Walker le contesta 26. La operadora entonces le pregunta en dónde le han disparado a tu novia y él dice: “Ella está en el suelo ahora mismo, no lo sé”.

La operadora le pregunta si está alerta y puede hablar con él. Taylor dice que no, antes de llamar su nombre, “¡Bree!”

Walker comienza a sollozar y dice: “Por favor ….. Ayuda.”

La operadora le pide su nombre, el cuál él proporciona. La operadora confirma la edad de Taylor y la dirección de nuevo antes de preguntar una vez más si puede notar dónde le han disparado.

La operadora también le pregunta de nuevo si Taylor está alerta y puede hablar con él: “No”.

Múltiples veces durante la llamada, se puede escucha a Walker llorando, respirando profundo y diciendo “Oh Dios mío.”

La operadora le pide que le de la vuelta antes de que la llamada se desconecte.

El intento por conectar de nuevo con Walker, conduce al buzón de voz.

Según las entrevistas policiales que Wine reveló, Walker le dijo a la policía que había hecho tres llamadas inmediatamente después del tiroteo: la primera a su madre, quien le dijo que llamara al 911, la siguiente al 911 y una tercera a la madre de Taylor, informó el Courier-Journal.

Según un informe del Courier-Journal, funcionarios públicos locales, dijeron que la ciudad debería haber publicado la cinta antes y el gobernador Andy Beshear dijo que piensa que los defectos de las órdenes de no aviso deben ser examinados. Un Consejo de Metro considerará un proyecto de ley que podría restringir el uso de la orden de no aviso.
Esta es la versión original de Heavy.com



Comment Here
Subscribe
Notify of
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría conocer su opinión, comentax
()
x