¿Por qué crucificaron a Jesús de Nazaret?

Viernes Santo

Getty

Este año se celebra Viernes Santo el 30 de marzo. En este día se recuerda la crucifixion de Jesús de Nazaret, también conocido com Jesucristo. La iglesia católica y fieles creyentes guardan ayuno y no comen carne como penitencia. Pero que hay detrás de la crucifixion de Jesús. ¿Por qué crucificaron a Jesús?

Jesús de Nazaret fue perseguido, enjuiciado, condenado y crucificado: porque se identificó con el esperado Mesías que los profetas del Antiguo Testamento decían que venía a liberar al pueblo de Israel. También anunció que había sido enviado de Dios, y se destacó como sanador de enfermedades, exorcista, hacedor de grandes milagros, predicó con autoridad, atrajo a multitudes por su carisma. Debido a esto empezó a tener muchos seguidores, al punto que los politicos se preocuparon por su popularidad.

Los hechos de Jesús consternaron a dirigentes religiosos y la cúpula social. Estos sintieron que su dominio era amenazado; además, los representantes del Imperio Romano, que gobernaban en Palestina, sospecharon de su creciente influencia en el pueblo por lo que fue arrestado, juzgado por el Sanedrín de Jerusalén y sentenciado por el procurador Pilato.

Los miembros de la Junta Suprema apoyaron con unanimidad que Jesús era reo y debía morir. La cúpula de los dirigentes religiosos llevó a Jesús ante Poncio Pilato, prefecto/gobernador de Jerusalén, para ser enjuiciado. El Nazareno fue interrogado y condenado a morir, instigado por los jefes religiosos judíos y la conveniencia política del representante del Imperio Romano, relata en su página Acento.

Los cristianos a menudo culpan a los judíos por su muerte. Pero esta culpa probablemente debería limitarse a los líderes religiosos judíos, que habían logrado mantener parte de su poder cooperando con los romanos, según Gospel Mysteries. Estos líderes vieron las multitudes que se reunieron alrededor de Jesús, y sabían que muchas personas lo llamaban el Mesías. Marcos 11:18 dice “ellos le temían, porque toda la multitud estaba asombrada de su enseñanza”. Pero su temor final probablemente fue más profundo, porque si un número creciente de personas creía que Jesús era el Mesías, con el tiempo podría convertirse en una seria amenaza para su autoridad.
Marcos 12:12 dice que estos líderes religiosos inicialmente dudaron en arrestar a Jesús porque “temían a la multitud”. Pero en algún momento decidieron que tenían que deshacerse de él. Con la ayuda de Judas Iscariote, pudieron atraparlo a altas horas de la noche cuando no había gente para defenderlo. Después de interrogarlo hasta la madrugada, lo entregaron a los romanos y lo acusaron de proclamarse rey.

Mientras que bajo la ley romana, cualquiera que afirmara ser un rey era culpable de rebelión contra el emperador. El castigo normal fue la crucifixión.
Pero la crucifixión no pudo llevarse a cabo hasta que el gobernador romano Poncio Pilato dio la orden final, y los evangelios indican que era reacio a hacerlo. Aparentemente se dio cuenta de que Jesús era inocente. En realidad, él tenía el poder de liberar a Jesús si realmente lo deseaba. Pero en su papel de gobernador a menudo necesitaba la colaboración de los líderes judíos. Y al final, estaba más preocupado por aplacarlos que por salvar a Jesús.

Por lo tanto, los evangelios ponen casi toda la culpa de la crucifixión en los líderes judíos. Pero algunos estudiosos piensan que tanto como la culpa, o incluso más, debería ser impuesta a los romanos. De hecho, Juan 18: 3 dice que los soldados romanos tomaron parte en el arresto inicial de Jesús, lo que sugiere que los romanos estuvieron involucrados en el asunto casi desde el principio. Sus comandantes militares siempre vigilaban de cerca la ciudad, especialmente durante los festivales. Podrían haber confundido fácilmente a Jesús con un agitador político o incluso con un potencial líder rebelde. Y solían reaccionar rápidamente incluso ante una amenaza menor.

Cuando los líderes judíos querían matar a alguien, por lo general enviaban a sus secuaces a reunir una turba y apedrear a la víctima hasta la muerte. La crucifixión era un método romano de castigo, y es un hecho básico que los soldados romanos, no los judíos, pusieron a Jesús en la cruz.


Leer Más