La Casa Blanca no niega el comentario de Trump: “países de mierda”

Getty

La Casa Blanca no negó que el presidente Trump llamara a Haití, El Salvador y las naciones africanas “países de mierda” en un comunicado en respuesta a un informe Washington Post.

De acuerdo con The Post, Trump dijo durante una reunión privada con los legisladores el jueves en la Oficina Oval, “¿Por qué estamos teniendo a todas estas personas de los países de mierda aquí?” Luego dijo que Estados Unidos debería atraer a más personas de Noruega, según el informe del periódico. Trump se había reunido con el primer ministro noruego el miércoles. El comentario de Trump “shithole” (miarda) dejó a los legisladores desconcertados, según el informe. CNN ha confirmado los comentarios fueron hechos durante la reunión a la que asistieron siete legisladores.

La reunión del jueves se llevó a cabo mientras la administración de Trump y los miembros del Congreso trabajan hacia un acuerdo bipartidista de inmigración centrado en la restauración de DACA y la protección de los DREAMers. Los comentarios de Trump se produjeron después de que los legisladores propugnaran la restauración de las protecciones para las personas de El Salvador, Haití y África, que su administración ha desmantelado recientemente.

Según CNN, el senador Dick Durbin, un demócrata de Illinois, estaba explicando a Trump una propuesta para finalizar el sistema de lotería de visas a cambio del estatus de Protección Temporal para países como El Salvador. Luego, Durbin revisó una lista de países que estarían cubiertos, y cuando llegó a Haití, Trump preguntó por qué los EE. UU. Querrían más personas de Haití y países africanos, según dijeron las fuentes a CNN.

Puede leer la declaración de la Casa Blanca sobre el informe, que no incluye una negación de los comentarios de Trump:

“Ciertos políticos de Washington eligen luchar por países extranjeros, pero el presidente Trump siempre luchará por el pueblo estadounidense. El presidente solo aceptará un acuerdo de inmigración que aborde adecuadamente el sistema de lotería de visas y la migración en cadena, dos programas que perjudican a nuestra economía y permiten a los terroristas para ingresar a nuestro país “, dijo la declaración de la Casa Blanca. “Al igual que otras naciones que tienen inmigración basada en méritos, el presidente Trump está luchando por soluciones permanentes que fortalezcan a nuestro país al dar la bienvenida a aquellos que pueden contribuir a nuestra sociedad, hacer crecer nuestra economía y asimilarse a nuestra gran nación”.

La declaración agrega: “Él siempre rechazará las medidas provisionales, débiles y peligrosas que amenazan las vidas de los trabajadores estadounidenses y socavan a los inmigrantes que buscan una vida mejor en los Estados Unidos a través de una vía legal”.

Según el New York Times, Trump se quejó durante una reunión sobre inmigración el año pasado de que la gente de Haití” todos tienen SIDA “. También dijo que las personas que han venido a Estados Unidos desde Nigeria nunca “volverán a sus cabañas” en África. La Casa Blanca negó esos comentarios.

La representante Mia Love, republicana haitiano-estadounidense de Utah, emitió una declaración sobre los comentarios:

Hubo informes el jueves pasado de que el grupo de senadores bipartidista “La Banda de los Seis” había llegado a un compromiso sobre inmigración. Durbin dijo a los periodistas que el grupo fue rechazado y se les dijo que siguieran trabajando.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo el jueves que “aún no se ha llegado a un acuerdo. Todavía no hemos llegado allí, pero creemos que estamos cerca”.

Junto con Durbin, asistieron a la reunión del jueves en la Oficina Oval los senadores republicanos Lindsey Graham, Tom Cotton y David Perdue y los congresistas republicanos Kevin McCarthy, Bob Goodlatte y Mario Díaz, según CBS News.

Después de la reunión, Durbin dijo a los periodistas: “No estoy seguro de cuál será el próximo paso. El Presidente nos invitó a, en su pequeña reunión en la sala del gabinete, a presentar propuestas, y lo hicimos. Es una propuesta bipartidista en la que hemos trabajado durante cuatro meses en el Senado, y no sé qué sucederá después “.