¿Qué pasó en el capítulo final de “La Doña”?

Aracely Rambula como La Doña

David Chocarro, Aracely Arámbula y Danna Paola, protagonistas de “La Doña (“Facebook)

La audiencia de las 8 de la noche se despidió de La “Doña”, la novela de Telemundo, que mezcló poder, amor y el abuso a la mujer.

La trama inspirada en Doña Bárbara, que  fue protagonizada por Aracely Arámbula, David Chocarro, Rebecca Jones y Danna Paola, nos llevó a vivir  también traiciones, seducciones y venganzas.

Les acompañaron en el elenco:  Diego Soldano, Rafael Sánchez Navarro, Gabriela Roél, Odiseo Bichir, Fátima Molia, Andrea Martí, Carlos Torres, José María Galeano, Daniela Bascopé, Mauricio Isaac, Rodrigo Murray, María del Carmen Félix, Michelle Olvera, Leo D’luglio y Mario Moran.

Lo que tienes que saber:

1.Mónica y su madre se perdonan


Desde una ventana, “La Doña” con un arma de largo alcance, apunta hacia donde están Mónica y a Saúl esperando tener la bendición del padre para su boda.  Mientras, Matamoros, le dice a su jefa que se apure que en cualquier momento puede llegar allí la policía.

Altagracia sufre recordando los momentos que pasó junto al amor de su vida, que ese día se convierte en el esposo de su hija.  “Con lágrimas en los ojos, le dice que “Jamás le dio tanto a un hombre como a Saúl. Yo confié en él y míralo, me traicionó como todos”.

Entre tanto, las amigas de Mónica, la apartan de Saúl para decirle que ellas subieron el video de Altagracia, porque era una manera de que ella pagara por todo lo que le había hecho. Que las disculpe, pero lo hicieron porque su madre se portó muy mal con ella. Esta las disculpa y regresa con Saúl. Los declaran marido y mujer y todos los felicitan. En un momento Mónica se da cuenta de que su madre los está observando desde una ventana y corre tras ella.  Madre e hija se enfrentan.

Mónica y Saúl como marido y mujer (Twitter)

¿Viniste a impedir mi boda?, le pregunta Mónica a su madre. Esta dice que no le va a mentir que no vino a felicitarla, pero que la respeta. Que se regrese a su boda y sea feliz con Saúl. Tienen una sincera conversación donde dejan claro que ambas han sufrido por las circunstancias de la vida. La Doña admite que, si la quiere, que lo sintió cuando Gabino estuvo a punto de matarla y lo corroboró hoy que la vio feliz en la ceremonia de su matrimonio.  Mónica también le reconoce a su madre que ha sufrido mucho: “Haz pasado por muchas cosas duras tú sola”. Ambas con lágrimas en los ojos se abrazan.

Al fin se perdonan madre e hija (Facebook)

2.Daniel se entrega a la justicia


Daniel Llamas (Facebook)

Daniel Llamas llega a la comandancia de la policía, buscando a la detective Velarde, pero no se encuentra. Le dice al funcionario que le atiende, que él viene a entregarse, que fue uno de los “Monkies”, uno de los hombres que abusó de Altagracia Sandoval y fue testigo del asesinato de los padres de ella.

El Policía, le dice que eso pasó hace más de 20 años, ella ahora está siendo buscada por las autoridades.  Llamas le insiste, que viene a entregarse, que quiere pagar sus culpas y que no lo hizo antes porque “La Doña” no se lo permitió.

En prisión, el ex presidente de la fundación de mujeres maltratadas, habla con los reclusos sobre clases de carpintería y recibe una carta.  La toma, sonríe y dice: “como todos los meses”.

3. Altagracia finge su muerte


Luego de reconciliarse con su hija, Altagracia intenta salir del lugar de la boda, pero la descubre la detective Karen quien la hiere en un brazo. La empresaria es perseguida por la policía y por el par de recién casados, que quieren que esta se entregue a las autoridades, pero la madre de Mónica logra escaparse sin dejar rastro.

Altagracia entra al baño de un lugar y se extrae la bala de su brazo izquierdo, mientras se mira al espejo y se repite: “Yo decido cuando morir”.  Ella se ve a sí misma como la jovencita inocente que era antes de ser violada por los Monkeys. Esa niña le pregunta si se dará por vencida, pero ella le dice que ha tenido heridas más dolorosas y ha sobrevivido. “Ahora todo el mundo sabe que soy una asesina y el hombre que amo se casó con mi hija”. Reconoce que por primera vez en su vida,  está confundida, pero no quiere ir a la cárcel.

Entre tanto, la pareja de recién casados, busca a la “La Doña” en la playa, pero no la encuentra.  Al lugar llega en un carro, Altagracia con su inseparable aliado Matamoros. Ella se despide de él, le pide que la deje allí y no la siga, que lo considera un buen amigo, que, si algo falla del plan, le dejó una cantidad de dinero.  Lo besa en la mejilla, y se queda en la playa mirando el horizonte mientras se ve asimisma cuando era jovencita entrando al mar con su novio César. En ese momento escucha la sirena de la policía y se mete a la playa. Saúl intenta alcanzarla, pero parece que el “mar se la tragó”. La dan por muerta a pesar de que no encontraron su cuerpo.

4.Mónica defiende la memoria de su madre


Transcurridos varios meses, Regina y su hija, miran en su computadora varias fotos, y la hermana de Altagracia le dice que a pesar de que las imágenes se ven borrosas, esa mujer podría ser su hermana en París.  Isabella le dice que son solo suposiciones, que mucha gente sube fotos de todas partes del mundo asegurando que son de su tía.

Saúl no está muy convencido de que Altagracia esté muerta y se lo deja saber a la policía.

Durante una conferencia de prensa, donde Saúl anuncia la segunda etapa de “La Fundación Renacer”, uno de los periodistas le pregunta al esposo de Mónica, si no le importa que los fondos para esa obra los haya puesto “La Doña”, a lo que Mónica responde: “Ella fue víctima de violencia, a muchos les causa vergüenza, pero a mí no. Sí me abandonó, y sé que sufrió como lo hacen muchas mujeres víctimas de abuso, que se ocultan y se quedan calladas y esta segunda etapa se construyó con el dinero de esa mujer, para que otras abusadas encuentren una salida distinta a la que ella tomó”.

Su esposo, anuncia que también trabajarán para presentar una propuesta de Ley que ayude más a las mujeres víctimas de violencia.

5.La Doña vive su libertad en París


Luego de la presentación de la nueva etapa de la fundación, Saúl recibe una llamada. Se trata nada menos que de Altagracia, quien le recomienda que no siga hablando con la policía sobre ella.

La madre de Mónica le dice que vio por televisión todo lo que dijo su hija sobre ella y que nunca nadie la había defendido de esa manera. Que le daría las gracias, pero prefiere estar lejos.  “Te recomiendo que dejes de buscarme. Es mejor para todos, sigue creyendo en tu justicia, que yo sigo creyendo en la mía. ¿Te acuerdas que me dijiste que la ley tiene nombre de mujer?  Pues sí es cierto, se llama Altagracia Sandoval”.

“La Doña”, que lo estaba llamando desde un lugar desconocido, se quita el pañuelo que cubre su cabeza y los lentes de sol, y se va caminando teniendo como fondo la torre Eiffel en París. FIN de la Historia.