El presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, cerca de ser echado por los socios

Getty Images

Espectacular poder de convocatoria de la plataforma “Més que una moció”, que recogía firmas entre los socios del Barcelona para iniciar un voto de censura contra el actual presidente del equipo, Josep Maria Bartomeu.

La tarea era muy muy complicada. Debían reunir nada más y nada menos 16.521 firmas para poder darle al socio la oportunidad de echar al actual presidente y a su junta directiva, lo que equivale a un 15% del total de los socios del club con derecho a voto.

En plena pandemia de coronavirus, sin partidos en el Camp Nou y con elecciones el próximo marzo, parecía casi una quimera. Tampoco los precedentes invitaban al optimismo. El siempre candidato Agustí Benedito lo había intentando en 2017, pero se quedó en unas 12.500, tal y como explica L’Esportiu.

Esta vez la moción estaba secundada por ocho grupos de socios y no un particular: Compromisaris FCB, Dignitat Blaugrana, Cor Blaugrana, El Senyor Ramon, La Resistencia del Palau, Manifest Blaugrana, Seguiment FCB y Noies Twitter.

En total, había habilitados 118 puntos para que los socios pudieran entregar las firmas. Aunque la mayoría estaban en Catalunya, por ejemplo también había un punto en Estados Unidos y otro en México.

20.687 firmas recogidas, a la espera del recuento oficial

Finalmente, y pese a que a falta de dos días faltaban casi 4.000 para llegar a la cifra mínima, hubo una explosión final de firmas. Esta tarde, a las 6:00 PM hora catalana, los promotores de la iniciativa entregaban las cajas al club, anunciando un total de 20.731.

Después de un primer recuento, el club ha reconocido 44 firmas menos, dejándolo en 20.687.

¿Y ahora qué pasará?

A partir de ahora se constituirá una Mesa del Voto de Censura, que tendrá un plazo máximo de diez hábiles para comprobar que la solicitud cumple los requisitos.

Si se superan las 16.521 necesarias se celebrará un acto de votación para poder echar a la Junta Directiva presidida por Josep Maria Bartomeu en un plazo no inferior a los diez días hábiles y no superior a los veinte. Seguramente, esta votación sería a finales de octubre o principios de noviembre.

Sin embargo, será una votación distinta. Con un 50,01% de los votos no bastará para echar la actual cúpula directiva. Se necesitarán como mínimo dos tercios del total de los votos, es decir, el 66,67% y un mínimo de participación del 10% de los socios con derecho a voto. Son requisitos que parecen asumibles tras las firmas conseguidas.

Finalmente, si se consigue esta cifra, las elecciones muy probablemente serían el diciembre de este mismo año o como muy tarde a principios de enero.

Euforia entre los organizadores

Entre los que sacaron adelante esta moción, hubo alegría por la hazaña conseguida. Por ejemplo, Víctor Font, precandidato a las futuras elecciones y uno de los grandes favoritos, dijo:

“Damos las gracias a los grupos impulsores de la moción de censura y a los socios y socias que han protagonizado una movilización sin precedentes en defensa del derecho democrático a ser escuchados.”

Jordi Farré, otro de los precandidatos, comentó:

“20.000 firmas son muchas firmas. Es un mensaje muy contundente. Creo que Bartomeu dimitirá hoy mismo”.

Sin embargo, no parece que la voluntad de Josep Maria Bartomeu sea la de dimitir de su cargo. Sigue pegado a la butaca con Loctite.

Por último, Marc Duch, portavoz de la plataforma Més que una Moció, expresó los que creía que eran los motivos del desencanto de los socios:

“Es una cuestión de hartazgo; no es una cuestión del 2-8 o de que Messi se haya querido ir. Son cinco de desastres. En dos o tres meses, el club puede firmar muchas cosas y no será para prevalecer el interés del club sino los individuales”.