Noticias

Día de los Santos Inocentes 2016: Las 10 mejores bromas

enhanced-buzz-29545-1426632148-22

El Día de los Santos Inocente se celebra el 28 de diciembre. En esta fecha la mayoría de la gente se aprovecha para hacer bromas conocidos y hasta desconocidos.

Pero detrás de esta fecha se esconde una terrible matanza que sucedió hace cientos de años y los detalles están plasmados en el Nuevo Testamento. El 28 de diciembre se conmemora el asesinato de cientos de niños menores de dos años en Belén, matanza ordenada por el Rey Herodes para asegurarse que el anunciado Mesías, futuro Rey de Israel, era asesinado.

En la Edad Media la Iglesia Católica decidió combinar esta fecha on un rito pagano llamado “Fiesta de los Locos”, que se realiza entre las festividades de Navidad y Año Nuevo con el fin de tranquilizar los ánimos. Algunos monaguillos de la época empezaron a celebrar el día con bromas. Hasta que se hizo popular. En algunos países se celebran el 1 de abril: Italia, Estados Unidos, Canadá, Brasil y Reino Unidos.

Las 10 mejores bromas:

1. Cambio de azúcar por sal
Si hay una broma clásica por excelencia -aunque funciona en cualquier otro día- esa es cambiar el contenido del azucarero por sal. Osea sacas toda la azúcar del azucarero y lo sustituyes por sal. Se recomienda hacer esta broma a la hora del desayuno o si se va a cocinar un plato dulce.


2. Ataque de caspa
Solo necesitas sal para esta broma. Vierte sobre tu cabeza un buena cantidad de sal, en un sitio localizado o por todo el casco. Después van donde un amigo, un familiar o un compañero de trabajo y pregúntale si puede ver algo raro en tu cabeza, la expresión al ver tal espectáculo en tu cuero cabelludo, sin duda, dejará boquiabierto al inocente.


3. Cambiar las horas del reloj
Aprovecha un momento de soledad, descuido o cuando tus víctimas estén durmiendo. Tendrás dos opciones: adelantar el reloj, y que todos lleguen antes a sus destinos; o retrasarlo, para que lo hagan tarde. Todo depende si tú quieres que lleguen temprano o tarde.


4. El letrero ambulante
Pero si hay una broma tradicionalen el Día de los Santos Inocentes es colgar un letrero en la espalda de nuestra víctima. En un momento de descuido, coloca el papel con una cinta adhesiva en el abrigo del inocente, así caminará por la ciudad con el mensaje del día en cuestión.


5. Pasta de dientes
Esta inocentada también se podría incluir en las típicas bromas de los Santos Inocentes. Consiste en colocar un poco de pasta de diente en la cara o en las manos de la víctima mientras ésta está descuidada o duerme. Al despertar y mirarse en el espejo, verá como una extraña sustancia ha aparecido en su piel.


6. ¿Cebollas o manzanas?
Esta broma toma un poco de trabajo. Escoge unas 5 cebollas y le sacas toda la cascara. Luego las bañas en caramelo de color rojo, tal y como lo harías con una manzanas. Las mismas que venden en las ferias. Luego le pones sus palitos para cuando a alguien se le ocurra comerse una. Ya te puedes imaginar la sorpresa.

7. El dólar en el libro
El viejo truco del dólar perdido y lo encuentran en un libro. Todo lo que tienes que hacer el romperle una punta de un billete de $1 o $20 y esa punta lo pones cuidadosamente en medio de un libro. Pero que se pueda ver el dólar en una esquinita para quien se emocione a jalar el dólar se quede solo con la esquinita en la mano.

8. No sale el Champú
Puedes tomar un pedazo de plastico y bloquear el champú o acondicionador. Así la hora del baño es más interesante.

9. Jabón que no lava
Puedes tomar un esmalte transparente y pinar la barra de jabón. El esmalte hace imposible que se forme espuma. Te aseguro que le darás un gran dolor de cabeza a los residentes de la casa.

10. El dedo en la fruta
La siguiente broma es apta para los más arriesgados. Consiste en convencer al inocente de que si es capaz de adivinar, con los ojos cerrados, qué parte del cuerpo estamos señalando. Recuerda tienes que tener contigo un trozo de fruta –una naranja, por ejemplo–, la cortamos por la mitad y hacemos un agujero en el centro, de modo que quepa el dedo índice. Cuando hayamos preguntado por zonas del cuerpo fáciles de reconocer, como la boca o una oreja, introduciremos el dedo dentro de la fruta. Sin duda, la sorpresa arrancara carcajadas.

Leave a comment