VÍDEO: Entrevista Exclusiva de Sean Penn con Joaquín “El Chapo” Guzmán

El actor estadounidense Sean Penn consigue entrevista exclusiva con el narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán. La entrevisa fue publicada en la revista Rolling Stones. El encuentro secreto del ganador de un Oscar y El Chapo se dio el pasado mes de octubre a través de la actriz mexicana Kate del Castillo. Se reporta que ahora ambos actores se encuentran bajo investigación por haber tenido contacto con el narco que fue recapturado por tercera vez el pasado 8 de enero tras haber escapado el pasado mes de julio del penal de máxima seguridad de El Altiplano.

Aquí tenemos parte del detallado articulo que escribió Sean Penn de su encuentro secreto con El Chapo para la revista Rolling Stones.

Disclaimer: Varios nombres de personas y de lugares han sido cambiados en el articulo.

Cuatro días más tarde, el 2 de octubre, El Alto, Espinoza, Kate y yo abordamos un vuelo charter con financiación propia de un aeropuerto de Los Ángeles a una ciudad en el centro de México. Al aterrizar, un conductor del hotel nos lleva en una minivan al hotel que habíamos recibido instrucciones para quedarnos. Sospechoso de todo…escaneo coches y conductores, madres lactando a sus hijos, abuelas, campesinos en la calle, las tapas de construcción, ventanas con cortinas. Yo busco en el cielo helicópteros. No hay duda en mi mente, que la DEA y el gobierno mexicano están siguiendo nuestros movimientos. Desde el momento en que Kate había ido por las ramas con su tweet de enero de 2012 hasta el comienzo de nuestras negociaciones cifrados para satisfacer El Chapo, que me habían desconcertado por su voluntad de arriesgar nuestra visita. Si Kate estaba siendo vigilada, [también los que estaban en el vuelo]. No veo ojos sospechosos, pero supongo que están allí”.

A través del parabrisas mientras nos acercamos al hotel, veo a un hombre vestido con ropa informal de unos cuarenta años parado en la acera, dirigiendo al mismo tiempo nuestro conductor a la entrada al marcar un número en su teléfono celular. Este es Alonzo, quien, estoy a punto de aprender, es un socio de El Chapo. Agarramos nuestras maletas y al salir de la minivan. Casi inmediatamente, el tráfico alrededor del punto de recogida designado disminuye. Fuera de mi vista, alguien está bloqueando las calles vecinas. Entonces, un convoy solitario de los SUV “up-armor” aparece en frente de nuestro hotel. Alonzo nos pide entregar nuestros productos electrónicos y dejarlos atrás – teléfonos celulares, computadoras, etc. El mío lo había dejado en Los Angeles, anticipando este requisito. Mis compañeros entregan los suyos en la recepción del hotel. Somos llevados a unos vehículos. Alonzo lleva una escopeta, mis colegas y yo en la parte posterior [del auto]. Alonzo y el conductor están hablando rápido y bajito en español. Mi español es limitado…estoy bastante restringido en Hola y adiós. Por la noche, tal vez con un par de cervezas, puedo salir del paso, hablar y escuchar lentamente. La conversación en el asiento delantero parece amenazante, sólo un intercambio cooperativo de la logística en la facilitación de nuestro viaje. A lo largo de una hora y media en coche viajando por la ciudad y a través de cultivos, ambos hombres reciben frecuentes mensajes por BBM – tal vez cambios en nuestra ruta para mantener nuestro convoy seguro. Con cada mensaje recibido, la aguja en el velocímetro se eleva; estamos viajando a más de 100 millas por hora. Me gusta la velocidad. Pero no sin mis propias manos en el volante. Para calmarme, me pongo a fingir que no tengo ninguna razón para memorizar la ruta de nuestro viaje…”

Llegamos a una pista de aterrizaje. Hombres de seguridad en trajes se encuentran parados al lado de dos avionetas de seis asientos. No es hasta embarcar en uno de los dos aviones que me doy cuenta de que nuestro conductor había sido el hijo de 29 años de El Chapo, Alfredo Guzmán. Se sube a mi lado, designados entre nuestros escoltas personales de ver a su padre. Es guapo, delgado y elegantemente vestido, con un reloj de pulsera que podría ser de más valor que el dinero guardado en los bancos centrales de la mayoría de los estados-nación. Él tiene un [espectacular] reloj de pulsera”.

Los aviones despegan y viajamos un par de horas. Dos pájaros rebotando de lado a lado a través de las térmicas más de la selva montañosa. Es, una vez más se me ocurre todos los riesgos que se está tomando El Chapo en recibirnos. No nos habían vendado los ojos, y cualquier viajero experimentado podría haber sido capaz de reunir una serie de puntos de referencia triangulados para volver a navegar por el viaje. Pero a través de su fe en Kate, a quien había conocido sólo alguna vez a través de cartas o BBM, estamos disfrutando de una confianza inusual. Pido a Alfredo cómo puede estar seguro de que no nos están siguiendo o vigilado. Sonríe (Tomo nota de que no parpadea mucho) y señala un interruptor codificador rojo debajo de los controles de la cabina. “Ese interruptor bloquea los radares en tierra”, dice. Añade que tienen un hombre en el interior que proporciona una notificación cuando un avión de vigilancia de los militares se ha desplegado. Él tiene una gran confianza de que no hay ojos [nos estén vigilando] a nosotros. Kate ayuda con las traducciones, charlamos durante todo el vuelo. Soy consciente de no decir nada que pueda alienar la bienvenida de su padre antes de que lleguemos”.

Han pasado cerca de dos horas de vuelo, cuando se desciende de lo alto de los exuberantes picos para evitar un campo del nivel del mar. El piloto, usando su teléfono celular encriptado, habla con alguien en tierra. Tengo la sensación de que el ejército está reforzando las operaciones en su zona de búsqueda. Nuestra zona de aterrizaje original de repente se ha considerado inseguro. Después de un poco de charla desde el suelo al aire, y algunos desconcertantemente baja en circuito de altitud, aterrizamos en un parche de tierra alternativo donde dos camionetas esperan a la sombra de una línea de árboles adyacentes, y la tierra. El vuelo había sido bastante turbulento que cada uno de nosotros había tomado unos tragos de una botella de Honor tequila, una nueva marca que Kate acaba de lanzar. Doy un paso del avión a tierra…los conductores que esperan. Lanzo mi bolso en la parte trasera abierta de uno de los vehículos, y me arrimo a uno de los árboles para mear. Con el pene en la mano, yo considero entre mis partes del cuerpo vulnerables a las cuchillas de tipos narco irracionales, y echarle un último vistazo profundo, antes de encerrarlo de nuevo en mis pantalones”.

Espinoza había sido sometido recientemente a una cirugía de espalda. Se estiró, reajustó su corsé quirúrgico, exponiéndolo. Me doy cuenta de que uno de nuestros anfitriones podrían confundir el corsé por un dispositivo que contiene un alambre, un chip, un rastreador. Con todos los ojos puestos en él, Espinoza ajusta metódicamente el Velcro hacia su vientre, lentamente levanta la vista, y suelta una sonrisa con los ojos sospechosos a su alrededor. Entonces anuncia, ‘Cirugia de espalda'”.

Nos embarcamos en la densa selva, montañosa en un convoy, cruzando un río después otro río durante siete largas horas. Espinoza y El Alto, con un conductor en el vehículo delante, yo y Kate con Alonzo y Alfredo en la parte trasera. A veces la selva se abre a las tierras agrícolas, despés, se cierra de nuevo en el bosque. Como la elevación comienza a subir, señalización vial anuncia acercarse municipios. Y entonces, como parece que estamos en la entrada de Oz, el pico más alto de forma visible a su alcance, se llega a un puesto de control militar. Dos soldados del gobierno uniformados, armas en ristre, se acercan a nuestro vehículo. Alfredo baja la ventanilla del pasajero; los soldados se hacen para atrás, luciendo avergonzados… Guau. Así es, el poder de una cara Guzmán. Y la corrupción de una institución. ¿Significaba esto que estábamos acercándonos al hombre?”.

Habían pasado varias horas en la selva antes de cualquier signo que estábamos acercandonos. A continuación, aparecen unos extraños como de la nada, en el camino, el check-in con nuestros conductores y el intercambio de las radios de mano. Nosotros seguimos adelante. Pequeños pueblos se materializan en la selva; ojos de protección se relajan al ver que los conductores eran caras familiares. Celulares no sirven de nada aquí, así que me imagino que hay radios en puntos altos que facilitan sus comunicaciones internas”.

Habíamos salido de Los Ángeles a las 7AM y el reloj marcaba 9PM donde habían dos [camionetas] estacionas. Un pequeño equipo de hombres alrededor. En una loma arriba, veo unos bungalows. Salgo de la camioneta, para buscar en los rostros de la tripulación su aprobación para sacar del maletero mi bolsa…cuando lo hago… ahí está. Justo al lado del camión. El más famoso fugitivo del mundo: El Chapo. Mi mente es un libro animado instantáneo a los cientos de fotos y las noticias que había [visto]. No hay duda de que este es el verdadero negocio. Lleva una camisa de seda estampada, vaqueros negros, y él parece muy bien cuidado y saludable para un hombre fugitivo. Él abre la puerta de Kate y la saluda como a una hija que regresa de la universidad. Parece importante para él expresar el afecto cálido en persona que, hasta ahora, él sólo tuvo en comunicar desde lejos. Después de saludarla a ella, se vuelve hacia mí con una sonrisa hospitalaria, poniendo su mano extendida. La tomo. Él me tira en un abrazo “compadre”, me mira a los ojos y habla un largo saludo en español muy rápido para mis oídos. Recojo la presencia de ánimo de explicar a él en un mal español que iba a depender de Kate traducir. Sólo entonces se da cuenta de su saludo no había sido comprendido. Bromea con su equipo, riéndose de su propia suposición de que hablaba español y de mi desorientación momentánea que dejé que me de un largo saludo”.

Él nos acerca a una mesa de picnic; nos ofrecieron bebidas. Nos sentamos en la baja iluminación de algunas luces de cadena, pero el perímetro cae en la oscuridad repentina. No veo más de 30 o 35 personas. No hay armas de largo cañón a la vista. No hay tipos de Danny Trejo”.

A mi derecha, Rodrigo. Rodrigo es el padrino de dos niñas de cuatro años de edad de Chapo que tiene con su esposa de 26 años de edad, la reina de belleza Emma Coronel. Rodrigo es el que me tiene preocupado. La mirada en sus ojos está lejana, pero concentrado en mí. Mis ojos se ven obligados a desplazarse a la derecha de Rodrigo. Hay está Iván, el hijo mayor del Chapo. A los 32 años, es considerado el heredero del cártel de Sinaloa. Al igual que su hermano, que cuenta con un reloj de pulsera fabuloso. Y justo enfrente de mí, nuestro anfitrión, con Kate a su derecha. Junto a Alonso, Alfredo. El Alto se encuentra al final de la mesa. Espinoza, todavía en pie, se disculpa con Chapo y le pregunta si podrá fijar una hora para descansar su espalda”.

Con Kate traduciendo, empiezo a explicar mis intenciones. Me sentía que había levantado una curiosidad en él…Sentí su diversión mientras pongo mis cartas sobre la mesa. Me pregunta acerca de mi relación con el fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, con lo que parece ser un sondeo de mi voluntad de ser vilipendiados a través de asociaciones”.

Un servidor entrega una botella de tequila. El Chapo vierte [tequila] a cada uno de nosotros…al brindar, él mira a Kate. “No suelo beber”, dice, “pero yo quiero beber con usted.” Después del brindis me pregunta si muchas personas en los Estados Unidos saben de él. “Oh, sí”, le digo, y le informo que la noche antes de partir a México, yo había visto que el Canal de la Fusión estaba repitiendo su especial Chasing El Chapo. Él parece deleitarse en lo absurdo de esto, y él y su [guarida] comparten una sonrisa”.

¿Cuánto dinero ganaras escribiendo este artículo?” él preguntó. Le dije que cuando hago periodismo, no tomo ningún pago. Me di cuenta de que, para él, la idea de hacer cualquier tipo de trabajo sin pago es un juego de tontos. A diferencia de los gángsters que estamos acostumbrados, como John Gotti que decía ser hombres de negocios sencillos que ocultan detrás de numerosas empresas de fachada internacionales, El Chapo se pega a un juego ilícito, con orgullo. “Puedo proporcionar más heroína, metanfetamina, cocaína y marihuana que nadie en el mundo. tengo una flota de submarinos, aviones, camiones y barcos”.

Él es totalmente sin complejos. Contra los desafíos de hacer negocios en una industria tan clandestina que tiene –Sintonizador incorporado un imperio. Me acuerdo de las cuentas de prensa alegando una recompensa de cien millones de dólares al hombre frente a mí se dice que ha [amenazado] la vida de Donald Trump. Yo mencionó a Trump. El Chapo sonríe irónicamente diciendo: ‘¡Ah! Mi amigo!”‘…se pone pie y dice. ‘Todos ustedes son unos jodidos idiotas. ¿Sabes por qué? Usted no tiene las agallas para ser lo que quieres ser. Usted necesita gente como yo. Usted necesita gente como yo. Así que usted puede apuntar tus putos dedos y decir ‘Ese es el malo de la película’. Entonces, ¿qué te hace eso? Bueno? Usted no es bueno. Usted acaba de saber cómo esconder… cómo mentir. ¿Yo? Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento. Así que dile buenas noches al tipo malo”.

Habiendo explicado mi intención, le pregunte si me concedería dos días para una entrevista formal. Mis colegas se marchaban por la mañana pero me ofrecen quedarse para grabar nuestras conversaciones. Hace una pausa antes de responder. Él dice: “Yo apenas te conozco. Yo lo haré en ocho días. ¿Puedes regresar en ocho días?” Yo digo que puedo. Le pido tomar una fotografía los dos juntos para que yo pudiera verificar a mis editores de la revista Rolling Stone que la reunión prevista había tenido lugar. “Adelante”, dice. Todos nos levantamos de la mesa como un grupo y seguimos a El Chapo a uno de los bungalows. Una vez dentro, vemos la primera señal de armas pesadas. Un M16 se encuentra en un sofá frente a la pared blanca neutra con respecto a la cual queremos tomar la fotografía. Le explico que, para fines de autenticación, que sería mejor si estrechábamos las manos, mirando a la cámara, pero no sonríe. La imagen está tomada en el teléfono móvil de Alfredo. Sería enviado a mí en una fecha posterior”.